EDICIóN GENERAL

Futurama: determinismo, libertad y un universo sin piedad

La ley de Brannigan es como su amor: rápido y fuerte.
#1 al que escribió el artículo yo le preguntaría: ¿la noche de autos llevaba puesto el miriñaque?

menéame