EDICIóN GENERAL

Qué aprender del extraño caso de la pizzería a la que le pagaban $24 por pizzas que luego se vendían a domicilio a $16

Parece casi una parábola para explicar el mercado.

En la banca y en la bolsa es carne de perro, se hace todos los días lo de ser un "intermediario" donde son el vendedor y el comprador final del mismo producto devaluado.

Si lo hace un individual es estafa (como debería ser siempre) si lo hace una corporación "es el mercado amigo" (y se permite)

menéame