EDICIóN GENERAL

Fallece Juan Cotino por coronavirus

#28 la persona y el personaje politico no son lo mismo. Son dos entes fantasmales independientes uno del otro
#117 #121 #123 Desesperante.

Voy a poner un ejemplo habitual.
Aquí, en MnM cuando se cargan tintas contra los @admin especialmente con los que son conocidos:
" Es que son los perros de sus amos....vida triste...no tienen vida....." etc.
Y voy por lo suave porque se dicen cosas 1000 veces peores.
Y se basan en.......su cara pública de admin, ni les conocen ni saben nada de ellos.


Volviendo al tema del Cotino.
A mi ese y los de su cuerda, ya he dicho qué tipo de empatia.
Yo no trago a Aznar ni a Aguirre.

Imaginemos que sale la noticia :
"Aznar cae a una cuba de ácido y muere horas después despellajado hasta los huesos entre horribles dolores" o "Aguirre pasea por un parque y es descuartizada viva por unos perros sueltos, su agonía fue larga".

¿Debería alegrarme o sentir empatia?
Por lo que leo debería alegrarme.

Venga, y no quiero mas contestaciones, gracias.
#160 Míralo desde otro punto de vista, a ver si atisbas a ver lo que vislumbro yo: la sanidad que se ha encargado de menguar y dejar maltrecha él y los de su calaña (mediante saqueos, estafas, llevándose dinero público a puñados, o mediante políticas de puertas giratorias, me la pela), ha intentado salvarle sin éxito. Y lo han intentado a base de bien, de ello no me cabe la menor duda.

También lo han intentado con otras decenas de miles de personas, que la pagaban mes a mes y no tenían culpa de nada.

¿Debería alegrarme o sentir empatía? Desde luego, lo siento muchísimo por esas decenas de miles de personas. Claro que sí.
#161 Tu mismo lo dices: los sanitarios hacen lo que deben hacer, por oficio y por empatia.

#163 Yo no modero nada, solo he pedido que no quiero mas contestaciones, sin resultar faltante.
Pero se me contesta con chulería y altanería.

ADIÓS.
#160 por cierto, tú no moderas las contestaciones. Puedes querer lo que te apetezca, pero no eres el moderador de la conversación.

Por lo de tu última frase, más que nada.

menéame