EDICIóN GENERAL

Desde que el virus nos encerró, los pájaros cantan distinto

Curioso. Ayer mismo escuchando en la tarde los sonidos de los pájaros, me retrajea a mis tiempos de infancia y no sé por que llegue a pensar y sentir que la tarde y los pájaros sonaban como cuando era niño
#3 Lo que hace el aburrimiento.
#8 me fumo los pitis en el patio. Es lo bueno que tiene
#3 será retrotrae?
#3 A lo mejor no le prestabas atención desde entonces ;)
#3 No sólo eso, en la una pequeña zona ajardinada de Madrid, además de los típicos gorriones, mirlos, urracas y palomas ahora veo mitos, carbonero común, carbonero garrapinos, herrerillos, petirrojpicapinos y pito real
#42 ¿Eres vecino de Juancar? xD xD xD
#49 Ya me gustaría, no mi zona está entre la m30 y la m40
#82 y piso de 65 mts
#28 Depende de las zonas. Mi barrio tiene bastantes zonas verdes y desde hace años hay unas cuantas especies de aves, como las que ha mencionado #42
#3 Me pasó algo parecido ayer. Estoy en una zona de veraneo, donde en invierno no hay casi nadie y es muy tranquila, pues imagina en cuarentena. Ni un alma. Estaba en la terraza mientras mi bebé de meses dormía la siesta (indico esto para dejar claro que no tengo tiempo de escuchar el silencio) y me di cuenta de que nunca había oído a los pájaros tan fuerte y tantos sonidos distintos. Normalmente se oye uno, siempre el mismo, y gracias. Bonita sensación.
#3 a lo mejor lo que suena como cuando eras niño es la ausencia de los coches.
#3 Eso es porque eres un niño.
#58 jajja ya me gustaría
#3 a mí está mañana. Me he despertado con un trino "raro", que me ha llamado la atención y me ha gustado :-)
#3 Bueno, ahora están en época de cría y se desgañitan para Intentar follarse a la pajarita más sexy de los cielos.
#3 El silencio y la primavera permiten escuchar mejor a los pájaros...y al niño que siempre llevamos dentro. Enhorabuena por recuperar esos espacios aunque solo sea un breve momento en tiempos de caos y confusión.
#3 Yo también, ayer mismo lo noté.
#3 A mi, aislado aquí en el rural, el sonido de los pájaros, el de los grillos, la cantidad de mariposas y las parsifloras floreciendo; son las pocas cosas que me permiten dejar de pensar en que hemos estado bastante cerca de parecernos a "El país de las últimas cosas"*

Es obvio que la fauna, ante la falta de contaminación; toda, incluida la lumínica y acústica; es como si hubiesen creído que los humanos habíamos abandonado el planeta y que tenían libertad para recorrerlo todo!!
Hace unos días, un lagarto ocelado (muy protegidos por aquí), estuvo a dos metros de mi y pude hacerle una foto mientras hablaba con un amigo por teléfono.

* Un libro que escribió Paul Auster en 1987, que yo leí en 1989... las imágenes que mi cerebro creó a partir de aquellas páginas nunca abandonaron mi memoria, como si las hubiese vivido...  media
#3 Sí que parece que cantan más. Incluso aquí en el campo donde el ambiente ya era tranquilo. Algo tendrá que ver también que estamos en época de cría y la ausencia de cazadores

menéame