EDICIóN GENERAL

Hasta Siempre, Flor Pisoteada de El Raval

#3 Pues sí. Un juguete roto. Siento pena, porque su vida debió ser cualquier cosa menos fácil. Ser maricón en la época de Franco era tener más cojones que el guardía civil o militar más pintado. Y los había, joder si los había. A pesar de las ostias y las palizas en las comisarías.
Por eso mis respetos, no diré que se reinventó al salir en TV hace años, pero al menos, tuvo algo de fama. Quizás para nosotros, su humor deslenguado era soez, vulgar y chabacano, pero hubo una época en la que era la única forma de poder reirse de todo sin que se te llevaran por delante. Creo que fue víctima de su época y de la miseria que conllevó.

menéame