EDICIóN GENERAL

«Tengo 47 años y llevo 5 sin salir de casa. Todo porque la gente me agota y me aburre»

Me ha parecido un caso interesante, salvo lo de vivir con el padre y no tener ingresos (Pero bueno no se las circunstancias, tampoco vamos a juzgar).

Yo tengo la sensación de estar en un caso similar, la principal diferencia es que soy mas joven, trabajo (desde casa) y soy independiente.

Yo no me denomino Hikikomori. No considero que me haya unido a ninguna secta ni haya hecho ningún "voto de". Sencillamente nos hacemos mayores, maduramos y empezamos a ser menos sociales y a "hacer nuestra vida", como decimos mucho entre mis círculos.

Sigo en contacto con familia y amigos, muy esporádico pero ahí esta. Y no cierro la puerta a ser mas "social" en el futuro.

Pero por otro lado es cierto que las piruetas sociales, emocionales y laborales de la vida me han llevado a un día a día en el que apenas tengo contacto con nadie. Llevo así unos 2 años mas o menos. Y soy consciente de ello precisamente porque "la gente" (entendiendo el concepto como tu entorno mas inmediato y los mensajes que recibes del resto, por ejemplo a través de este sitio) te empieza a señalar.

Ya hay aquí unos cuantos ejemplos en los comentarios, poniendo a parir a este señor porque no le gusta:

A- La gente
B- Trabajar

Pues joder, aquí en menéame el que esté libre de pecado... Yo soy mas de la línea de #7

Voy camino de los 40, las generaciones anteriores al llegar a la mediana edad ya se les presuponía una serie de "cargas" que ya les habían mantenido unos buenos años alejados de la "vida social intensa". Conseguir "un buen trabajo" (de por vida, por supuesto), casarse, poner el pisito y tener críos, pa empezar a hablar. Lo primero las mujeres estaban exentas, su labor era mas sencilla, atrapar al macho y proveer descendencia. Y el que no cumplía con esos roles era "solterón" o "solterona" y se le atribuían atributos como "frígida", "maricón", "mocito/a" (despectivamente), y un largo etc.

Pues la sensación que tengo es que a pesar de que la sociedad ha evolucionado nos queda por trabajar; y yo que en la madurez no he querido pareja ni familia y debido a mi profesión he conseguido una serie de "privilegios" que aún no ha acabado de digerir la cultura laboral (especialmente la española), noto mucho rechazo cuando comparto mi "situación" con algún familiar, amigo o conocido.

Imagino que se tendrán que acostumbrar, y entiendo que a un amigo o familiar tampoco le siente bien que le dejes caer que desde que le ves menos eres mas feliz.

Pero la realidad es esa, y algunos hemos encontrado la plenitud y la paz en una vida en soledad. La sociedad debe asumirlo y no estigmatizar.

menéame