EDICIóN GENERAL

“Nadie tiene el derecho a no ser ofendido”

En realidad todos tenemos derecho a no ser ofendidos, y conseguirlo es muy simple, pues depende de uno mismo: basta con no darse por aludido. Ya lo dice el refrán: a palabras necias, oídos sordos. Y por mucho que griten los cuervos, si uno decide simplemente estar en paz y disfrutar de lo que se tiene, ya podrán ladrar los perros que dará igual: nosotros tranquilamente cabalgamos.

No ser ofendido no depende de lo que digan o dejen de decir los demás (todos tenemos libertad de expresión), sino de con qué actitud lo tomamos. Y eso depende de cada uno de nosotros.
#6 Ahí has dado con la clave de todo.

Salu2
#6 O con que intención ofendemos.
No confundamos el derecho de opinión o Libertad de expresión con derecho de hacer o provocar daño. Lo primero es legal, lo segundo creo que no.
#6 Todos tenemos la CAPACIDAD para que no nos ofendan, cierto. Pero no es un derecho exigible a los demás.

menéame