EDICIóN GENERAL

40 años en una jaula de cristal acorazada: así es la vida de “Hannibal, el caníbal” (Robert Maudsley)

#3 Solo que eso no es justicia. Si un pedofilo ha sido condenado a cárcel y a someterse a rehabilitación, no tiene que venir nadie a ejercer otra condena por su mano. De merecer la muerte ya se la habría aplicado un juez.

menéame