EDICIóN GENERAL

El profesor que pirateó la señal de televisión polaca con un ZX Spectrum y un transmisor casero

#1 Idem por aquí con la típica tarjeta captura de TV con el Bt878 que aún tengo por ahí.

#2 A finales de los 90, principios del 2000 si querías grabar la "hazaña" esta necesitabas una cámara de vídeo, como te puedes imaginar con un Nokia 3310, un Alcatel One Touch Easy color granate o similar no podías grabar vídeo ni sacar fotos.
Claro está, todo el mundo no tenía una cámara de vídeo en casa, muchos anhelábamos tener una aunque sea Video8 que ya empezaban a estar baratas por esa época, unos 600€ de la época y algo más de 1000 hoy en día calculada la inflación, las cámaras de vídeo miniDV costaban como mínimo el doble o incluso un poco más y las cintas no bajaban de las 3000 Ptas, la más barata unos 20€ aproximádamente calculada la inflación.

Lógicamente no existía youtube ni demás plataformas de vídeo donde subir tus grabaciones, y esta es otra lo que grababas había que pasarlo a digital, al ordenador, y esto no era precisamente tarea fácil, normalmente tenías que comprar una tarjeta capturadora de vídeo, la más birriosa "doméstica" costaba unas 120.000 Ptas (720€ unos 1300 hoy en día), en estas capturadoras birriosas el audio lo tenías que capturar a través de la tarjeta de sonido con lo que se solía producir un desfase bastánte evidente entre audio y vídeo.
Una tarjeta capturadora semi-profesional de las 400.000 Ptas no bajaba (2000€ y unos 3500€ hoy en día), conozco los precios bien porque por aquella época trabajaba en JVC Professional y me dedicaba a esto mismo, a montar, reparar y probar ediciones de vídeo profesionales y semi-profesionales.
He llegado a montar ordenadores con dos procesadores físicos, discos duros SCSI Ultra360 en raid 0, las tarjetas eran pci de 64bits, las normales son de 32bits, los slots son más largos al igual que las tarjetas e incluso gráficas aceleradoras porque empezó a venir a modo de prueba un programa de edición que renderizaba algunos efectos de vídeo en tiempo real.
El mayor problema, el cuello de botella estaba en los discos duros que no mantenían, ni tenían, una tasa de lectura/escritura suficiente para la cantidad de datos que salían de la tarjeta captura de vídeo, había tarjetas buenas y muy caras que tenían un buffer (memoria) grande, además de varios procesadores que hacían que no se perdieran fotogramas ya que si los discos duros no daban la talla, no soportaban tales tranferencias o alguno bajaba momentáneamente la velocidad el vídeo se almacenaba en dicho buffer hasta que el disco duro volviera a tener la velocidad de transferencia adecuada, lógicamente si el buffer se llena, dependiendo la tarjeta entre 500ms y 2s, y el disco duro sigue sin tener la velocidad adecuada la grabación se para por pérdida de fotogramas.

Las tarjetas estas de TV también podían grabar, a una resolución de 320x240 en el mejor de los casos, pero eso no demuestra nada ya que podías grabar la señal de vídeo decodificada que salía de decodificador, al igual que lo podías grabar en un VHS si querías.


Básicamente por todo esto es porque no hay prueba alguna grabada, y la persona que por un casual lo haya grabado con la cámara de vídeo no lo va a subir a youtube 10 o 20 años después.
Empezando porque a saber donde están esas cintas y si las tiene, además necesitas una cámara de vídeo para poder reproducir las cintas y segundo porque tendría que digitalizar, lógicamente a tiempo real, lo que quiere subir a youtube.
Por suerte digitalizar hoy en día es mucho más fácil hacerlo con cualquier capturadora de vídeo USB de esas que cuestan 20-30€, no son maravillosas pero hacen más o menos su trabajo.

menéame