EDICIóN GENERAL

Opus, Legionarios y el largo brazo educativo de la Iglesia: cuando la escuela sí adoctrina (y paga el Estado)

#137 la PGA es un documento accesible y leíble. Si no se lee lo que se vota, la culpa no es de los demás. Si uno cree que la charla que se va a dar vulnera algún derecho de los menores o padres puede llamar a inspección, no activar ningún PIN parental.

Si se incorporan actividades se deben incluir en la PGA o esta no tendría validez.

Ni he dicho perfecto, ni exhaustivo. Lo que tengo claro es que en el colegio público a los críos se les come mucho menos la cabeza que cuando se les habla de dios y de la virgen.

menéame