EDICIóN GENERAL

Grandes superficies donde todos comprábamos en los 80 y que han desaparecido

Yo si recuerdo SEPU, en las Ramblas de Barcelona.

Poco antes de cerrar, el padre de un amigo tuvo que trincar al gerente de la solapa y amenazarlo para que pagara una factura de género que había comprado cerca de un año antes y que había pagado con varios cheques sin fondos (e intentar cobrarlos supone, encima, gastos si no tiene fondos, porque lo devuelven, y la devolución se la endosan al que intenta cobrarlo, encima). Subía todo unos 4 millones de pesetas, que por entonces era un dineral, dinero sin el cual esa pequeña empresa familiar se veía en un enorme apuro, al borde del cierre.

Y, sí, se hizo 500Km (no era de Barcelona), se llegó hasta la oficina del gerente, que le ofrecía otro cheque, y lo trincó de la solapa, le dijo que o le pagaba o uno de los dos iba a salir en camilla de ahí. Se fueron los dos al banco y le pagó.

Poco después SEPU cerró.

menéame