EDICIóN GENERAL

"Cien fórmulas para preparar salsas", el segundo libro más consultado de la biblioteca digital de la BNE

“Ningún país posee en tan alto grado como el nuestro el arte de variar los condimentos de las salsas, que dan a los platos de nuestra cocina un sabor particularmente delicado”

Se conoce que no ha tenido la suerte de sufrir la gastronomía inglesa (por llamarla de algún modo).

Por otra parte, cuando habla de "nuestra cocina" estoy seguro de que no se refiere a la gallega, que está, dentro de las gastronomías mejor consideradas, entre las que menor uso hace de salsas.
#20 Las salsas, en mi opinión, es anti-gastronomía.
#21 Totalmente de acuerdo. Las salsas sólo sirven para camuflar el sabor del producto, y es sólo es deseable cuando el producto no es de calidad.
#22 #21

No estoy nada de acuerdo.

Las salsas pueden tener muchas utilidades.

Una utilidad muy típica es la de decorar los platos, lo que los puede hacer mucho más atractivos a la vista. Quizá si estás solo en casa y cocinas para ti mismo, la inversión de tiempo no merezca la pena, pero cuando es un restaurante o cuando tienes invitados la inversión de tiempo y esfuerzo en hacer una salsa o dos para 10 ó 20 personas puede merecer muchísimo la pena.
Y, por ejemplo, las salsas que ponen en los restaurantes indios suelen tener mucho colorido.

Otra utilidad es para ensalzar los sabores. Eso es justo lo contrario de camuflar... Un mismo alimento de calidad al añadirle la salsa puede tener un sabor más potente.
Por ejemplo, una ensalada sin salsa, aunque tenga sal, o incluso aunque se aliñe con aceite y vinagre puede resultar algo sosa pero con una buena salsa vinagreta u otras salsas puede tener un sabor más potente y más rico.
Otro ejemplo serían las patatas bravas. Según tu comentario la salsa siempre camufla el sabor de otro alimento de mala calidad, pero las patatas pueden ser de excelente calidad y aún así no son lo mismo la patata a secas que con una buena salsa.

También pueden ayudar a la textura. Hay alimentos que siendo de calidad e incluso teniendo por sí mismos un sabor agradable pueden tener una textura fuerte o seca y la salsa puede no tener casi sabor pero puede hacer como de lubricante haciendo que el alimento se deslice mejor por la boca y se trague mejor. Hay sustancias que son hidrosolubles (se disuelven en agua) y otras son liposolubles (que se disuelven en grasa) y es posible que justo una salsa con grasa sea la que facilite comer ese alimento. Las salsas también facilitan la asimilación de ciertas vitaminas, como las liposolubles (A, D, E, K, etc).

También pueden servir para prevenir enfermedades. Si comes pescado crudo, ya sea sashimi o ceviche conviene mojarlo en una salsa. Aunque se recomiende congelarlo, y ahora lo exige la ley en restaurantes, la congelación mata algunos parásitos como el famoso anisakis pero pueden quedar bacterias que seguramente no sobrevivan a cosas como el wasabi mezclado en una salsa de soja o el jugo de limón, etc. En el caso de las ensaladas el vinagre también puede matar bacterias.

También sirven para hacer marinados. El marinado puede ser una combinación de todo lo anterior: dar color a un alimento, potenciar el sabor, conservarlo o evitar bacterias, etc...

La verdad, cuando estoy yo solo es muy raro que haga una salsa, pero las como en restaurantes indios, japoneses, argentinos, mexicanos, chinos, alemanes, en patatas bravas... y no las considero algo negativo sino todo lo contrario.
#35 La excepción no hace la regla. Un Saludo!
#35 ¡Qué vergüenza! Respondiendo con argumentos. ¿En esto se ha convertido Menéame ahora? ¬¬

¡Touché! La verdad es que estaba excluyendo a aliños y adobos de la categoría de salsa y pensando únicamente en ingentes cantidades de grasientas salsas derramadas sobre otrora deliciosas porciones de carne o pescado, pero has puesto suficientes ejemplos como para no considerarlos casos residuales. Prometo extirpar mi comentario cuñado sobre las salsas de entre mis comentarios cuñados sobre comida :-D

menéame