edición general

Elogio de la plurinacionalidad

Todo lo que los nacionalistas catalanes exigen para estar “cómodos” dentro de España es aplicable, punto por punto, con lo que los catalanes no nacionalistas gustarían de tener dentro de Cataluña.

(...)

Los redactores de la Constitución española eran conscientes del problema inherente de asignar derechos o representación política a naciones dentro de España porque entendían que la definición de quién formaba parte de ellas no era meramente una cuestión geográfica. El uso del término “nacionalidades” no es absoluto trivial: las nacionalidades son individuales, no colectivas. La Ley Fundamental reconoce la enorme diversidad cultural de España y exige que sea protegida, pero lo hace a partir de derechos individuales, no de identidades compuestas por millones de personas de homogeneidad imposible.

(...)

Los partidos de izquierdas (o un sector nutrido de estos) hablan de la plurinacionalidad como el bálsamo que curará el conflicto territorial, algo que tiene que ser bueno porque a Franco no le gustaba. Que la izquierda española se haya tragado los argumentos de los nacionalistas, sin embargo, me parece que merece cierto comentario, ya que una cosa es tener ideas y la otra es ser bobo.

menéame