EDICIóN GENERAL

Los afectados por los incendios rechazan al primer ministro australiano: “No eres bienvenido, imbécil”

Os escribo este comentario desde Sídney. Nunca he visto en una ciudad (ni siquiera en EE.UU.) un parque de vehículos tan bestia como aquí (bestia en el sentido del tamaño de los coches a nivel individual). De cada 2 coches que ves por la calle, al menos uno es un SUV enorme o una monstruosidad de Subaru o Mitsubishi que ni siquiera se comercializan en Europa. Conozco a dos ingenieros que se acaban de comprar el Land Rover más bestia de la gama para ir del suburbio donde viven al trabajo en el centro. En los supermercados, te mueres de frío aunque fuera haya 40 grados, pues los congeladores y neveras con puertas son una rara avis en este país. Y como ese, mil ejemplos más. Los incendios son una gran tragedia, pero los australianos (al menos los urbanitas que yo conozco) son con diferencia la gente menos concienciada respecto al medio ambiente con la que yo me he encontrado, todo ello mientras el país está afectado por una sequía mortal y en llamas. Yo no lo entiendo.

menéame