EDICIóN GENERAL

Unos 350 concentrados expresan su rechazo a la sentencia del Caso Arandina

Cuando no son podemitas fascistas son fascistas a secas y, cuando no, aparecen de la nada (porque en otras noticias ni se les ve el pelo para contrarrestar a los anteriores, prueba de la “espontaneidad” de sus comentarios) las feminazis que llaman ‘violación’ al sexo consentido incluso en varios casos en los que hay vídeos que lo demuestran indubitadamente. Y ahora coinciden con las beatorras en llamar “niña” a una joven, pero para nada en lo de despreciar a los incels, a los que abocan a la violación al decirles que ser célibes es vergonzoso e irse de putas intolerable. Solo faltan los masocas brexiters, los buenistas del puente marítimo Libia-Valencia, los sorosnoicos, los negacionistas del cambio climático gretafóbicos, los antivacunas, los homeópatas y los terraplanistas.

menéame