EDICIóN GENERAL

Así veía la Unión Soviética a las mujeres

Si, se veía incluso en la composición del Politburó, que fue totálmente paritario desde sus orígenes hasta la extinción de la URRS... :troll: :troll: :troll:
#1 Algunos todavía te dirán que las cuotas para garantizar la paridad son una aberración {0x1f609}
#5 ¿Has leído el artículo? Hubo medidas bastante progresistas para la época, a pesar de la represión. Al César lo que es del César.

Y sí, las cuotas serán una aberración... si se mantienen aún cuando dejen de ser necesarias. Desgraciadamente, el liberalismo de la mujer no ha llegado tan lejos aún (¿cuántas candidatas a la presidencia de gobierno hemos tenido, por ejemplo?).
#7 Quizás no me expliqué bien. De haber existido cuotas en aquel momento (en que esa igualdad de la que hablas estaba lejos de ser razonable), la composición del Politburó de la que se quejaba el compañero habría sido muy diferente. Luego las cuotas no habrían sido tan malas.

Hoy día se puede aún discutir si dicha igualdad se ha alcanzado ya a niveles razonables como para rechazar la idea de cuotas. Indudablemente, estamos mejor que nunca. Pero personalmente aún veo cierto control en más de una esfera, donde aquellos con privilegios no están dispuestos a promover al mejor candidato. El día que observe lo contrario, me daré por satisfecho.
#6 cuántos candidatos rubios a la presidencia?
#29 o de diferentes alturas (de 1,40 a 1,50, de ahí a 1,60, etc) o lo mismo por IQ o cualquier otra manera random de dividir en grupos.
#5 Nadie lo hace todo bien ni todo mal. Pensar que en la URSS o durante el franquismo se hizo todo mal es ser bastante sectario. En el asunto que nos ocupa, por ejemplo, la primera mujer que salió al espacio fue soviética en 1963, prácticamente al mismo tiempo que Gagarin. La primera mujer astronauta americana tuvo que esperar 20 años.
#15 Pues igualitaria lo es. Cuestión aparte es que no respete la libertad de la gente. Y en todo caso simplificas demasiado las cosas. En el artículo se habla por ejemplo de aborto y del divorcio en una época en la que el resto del mundo ni se lo planteaba

menéame