EDICIóN GENERAL

Así juzgamos a las personas por su acento

Los mallorquines (o la mayoría, yo lo hago y me es muy difícil evitarlo, no me gusta) tendemos a pronunciar dos eses seguidas de diferentes palabras con una especie de chasquido, por ejemplo, para decir "las sílabas" diré "latssílabas", quedando una especie incluso de "ch".
Si oís eso, es mallorquín.

menéame