EDICIóN GENERAL

Asesino de 19 personas en Japón: "No hice nada que justifique la pena de muerte"

#72 Por descartado. Pero hay un matiz: la gente, por norma, considera a Abe Shinzō y su gobierno como de centro-derecha. Vamos, un partido tipo conservador europeo. Y no lo es. Abe Shinzō es un personaje bastante oscuro, con un pasado amable con la extrema derecha japonesa y que ha apoyado proyectos cuanto menos "polémicos". Por ejemplo, yo tuve que trabajar para un seminario el tema de la enseñanza de la Historia en Japón, y una de las cuestiones que señalé fue que Abe había participado activamente en la Atarashii rekishi kyōkasho wo tsukurukai (Asociación para la creación de nuevos libros de texto de historia), una agrupación de extrema derecha y revisionista que consiguió introducir en las listas oficiales del Ministerio de Educación libros de texto de historia en donde primaba una visión gloriosa del imperialismo japonés y que negaba las atrocidades cometidas el siglo pasado, como las mujeres de confort, la masacre de Nankín, etc. Después sería dirigente de una escisión de este grupo en 2005, llamada Kyōkasho kaisen no kai (Asociación para la mejora de los libros de texto), que se organizó de forma mucho más efectiva, con apoyo directo de Abe, la Nippon Kaigi (una asociación revisionista muy poderosa) y la Fujisankei (un conglomerado de medios, que por ejemplo emite Dragon Ball). La mitad de los diputados del Partido Liberal Democrático pertenecían en 2006 a la Nippon Kaigi, apostando por el negacionismo y la reforma constitucional en favor del desarrollo militar. Ese mismo año Abe era elegido jefe del partido y en 2007 Primer Ministro de Japón. Y hasta hoy. Y eso que no es de los más exaltados de su partido, como Ishihara Shintarō, gobernador de Tokio, pero que nadie se engañe.

Con todo esto lo que quiero decir es que los japoneses son en general gente normal, pero como tú bien dices, si las autoridades alientan ciertas ideas, pues pasa lo que pasa. Y en Japón Abe disimula muy bien, es muuuuuy hábil como político, pero es un político de extrema derecha (lo que he explicado no es más que un detalle de su larga carrera). Por no irnos de aquí, sólo tenemos que ver lo que está pasando con los menas y con los refugiados desde que Vox entró en escena. A veces los pocos locos que haya en una sociedad sólo necesitan que alguien con poder o autoridad les legitime psicológicamente, como bien dices.

menéame