EDICIóN GENERAL

Las facturas en cenas y hotel de lujo que el alcalde de Oviedo y su mujer cargaron al Ayuntamiento

"Creí que la política era otra cosa dijo, y no esta vulgaridad insultante".

Vulgaridad insultante es cargar al erario público unos pasteles en vez de pagártelos de tu bolsillo, pedazo de ignorante.
#7 Me gustaría saber si cuando no era alcalde y se iba con su esposa de fin de semana se gastaban 1000 pavos tan alegremente.
#10 el mercado de los hoteles de lujo no existiría sin el dinero público.
#10 Probablemente. Era presidente de un club de campo y director de una sucursal de banco. Hacía lo que le apetecía.

menéame