EDICIóN GENERAL

Las sentencias del franquismo contra los homosexuales: "homosexual en exceso"

— No, señor, yo llamo malas costumbres a muchas cosas; por ejemplo, a ser marica. — ¡Ah, vamos! El hijo de la finada es marica. — Sí, señor juez, un marica como una catedral. —

menéame