edición general

Juan Carlos Girauta anuncia que lo deja: "Pierde sentido la política sin Albert Rivera"

#28 Hace unos tres años era sin lugar a dudas un partido serio, pero en el último año había perdido el rumbo. Ciudadanos se había convertido casi exclusivamente en un partido incendiario, extremadamente nocivo para la convivencia (aunque no al nivel de Vox, todo hay que decirlo). Era un partido que vivía de la provocación, para desestabilizar, enervar y polemizar, con la esperanza de que mientras peor fuera la situación, mejor le iría a ellos electoralmente. Se había convertido en un partido peligroso, un pirómano que no deja de añadir madera al fuego de una España que amenazaba en cualquier momento con explotar.

Lo malo es que lo hemos cambiado por un psicópata con lanzallamas, pero al menos su caída deja libre la oportunidad de que alguien cono Valls rescate los restos de ciudadanos y forme, al fin, un partido de derechas limpio y cabal.

menéame