EDICIóN GENERAL

Alemania era el paraíso de le energía eólica hasta que los alemanes empezaron a odiar los molinos de viento

Alemania ha pasado de un mercado donde podías instalar un parque y automáticamente recibir una tarifa garantizada por 20 años a un sistema de subastas en 2017 que limita la capacidad y añade incertidumbre a la inversión en eólica. Esa es la principal razón para la caída en el crecimiento de potencia instalada anual y no un tema de "odio"
#1 el titular es muy sensacionalista
#5 hoy todo es clickbait
#19 porque lo que dice es falso, no es el odio de los alemanes hacia los molinos lo que ha hecho que la eólica haya dejado de ser un paraíso en Alemania, sino las nuevas regulaciones
#30 joder qué poca comprensión lectora, nadie está poniendo en duda el odio hacia los molinos, se pone en duda que ese odio tenga algún efecto directo sobre la caída en el número de molinos instalados en 2019. Es como si yo odio que mi calle esté sucia, eso no va a hacer que haya más barrenderos, es imposible por muy fuerte que lo odie, lo único que puede cambiar la situación es que cambien las ordenanzas municipales y limpien más. Pues el odio hacia los molinos tampoco puede hacer que haya menos molinos, es imposible, sólo las leyes pueden hacerlo, y así ha sido. Para que el odio estuviera impidiendo instalar molinos, tendrían que estar los alemanes tirándolos abajo con un hacha, o poniendo bombas.
#19 La noticia tiene fallos considerables. Por ejemplo: "el 23,5% de toda su energía provine del viento".
Falso. En todo caso será de energía ELÉCTRICA. Pero es que ni eso, el dato de 2018 fue del 17,3%.
fr.wikipedia.org/wiki/Électricité_en_Allemagne
#19 este medio es muy dado a redactar los titulares con estándares propios del clickbait. ¿que tiene que ver el odio de los alemanes con que la energía eólica pierda pujanza en Alemania? Sólo quieren que pinches, y luego el artículo no es periodístico, se limita a canibalizar información de medios más serios.
#12 tu comentario es muy clickbait ¬¬ xD
#1 ¿Y por qué ese cambio?

menéame