EDICIóN GENERAL

Una hora esperando una UVI: imputados cuatro médicos por la muerte de un bebé

Por desgracia este no será el primero ni el último triste suceso. En estas desgracias siempre confluyen variados elementos adversos que unidos crean estas situaciones de desamparo asistencial.
No hay una ambulancia detrás de cada esquina. La realidad es que el ratio de unidad extrahospitalaria - ciudadano no se cumple en ningún lugar. La coordinación está "politizada" de tal manera que la injerencia de esta deja claro al que coordina los recursos que a quien llame se le envíe una ambulancia, para "temor a perder votos". Claro está si hay 4 ambulancias en la zona, el quinto que necesite una no hay. Está todo muy judicializado, quiere decir que el que coordina los recursos teme siempre que sino manda la ambulancia a un ciudadano que se la requiera pero o bien considere que puede esperar al no ser una emergencia o puede acudir a un centro sanitario por sus propios medios, le cause verse delante de un juez, y solo, por denuncia de este ciudadano. Por lo que opta por enviársela. Si están todas ocupadas en asistencias y pasa algo como lo ocurrido, sabe que no le pasará nada, porque hay jurisprudencia de que hay que enviar a lo que sucede y no reservar la ambulancia por si ocurriera algo mas emergente.
Y claro está, la mala educación sanitaria (más bien el engaño y lo mal que se ha acostumbrado al ciudadano con el uso de la sanidad pública). Que hace que la gente llegue a exigir que vaya a su casa un médico para ver una gripe porque simplemente no tiene vehículo ni dinero para un taxi.
Otro elemento adverso son los sistemas informáticos que se encargan de coordinar las llamadas y que catalogan y trian éstas de una manera mecánica sin tener tiempo el médico coordinador de oir la llamada y apreciar datos objetivos y subjetivos que cambiarían el trato de esta entre no urgente o emergente. El ordenador es cuadriculado y por un dato en la encuestación del alertantes puede tomar la decisión de enviar una ambulancia a lo que no se debería. Y en casos así el coordinador médico se encuentra que entre que no le es humanamente posible oir todas las llamadas y que los operadores telefónicos activan, según orden del programa informático, ambulancias sin su conocimiento.
Y por último, los errores humanos. O bien por mala interpretación de la llamada del alertante, o por falta de datos o incluso la falta de rigor y atención del que coordina.
#5 Solo puntualizar que cada comunidad gestiona las urgencias de una manera diferente, en la mía la ambulancia solo la puede enviar el el locutor, enfermero o médico coordinador, el primero con la aprobación de este último. No es automático según rellene la ficha el recepcionista del 112, que no es el mismo que el locutor de sanidad.

menéame