EDICIóN GENERAL

Quinquis: un vistazo rápido a las barriadas españolas de los 80

#2 hombre, tampoco era para tanto. Yo nací en el 73 y más al sur de Madrid habría salido salirme de la ciudad, así que vi unos 10 años más, y sí, había mucha inseguridad. Era muy fácil que te atracaran y a todos nos atracaron alguna vez. Había jeringuillas por los parques. Había que tener cuidado. Pero también podías dedicarte a estudiar, que es lo que hacía la mayoría. De cada clase había un par que sabías que iban a terminar muy mal (amigos que ahora son profesores me dicen lo mismo, pero meten a las chicas en el bombo también) pero el resto mejor o peor salía adelante y llevaba una vida normal.

Había una especie de unión de todos para proteger a los críos de la droga, desde los colegios de curas, que abrían los fines de semana para que la chavalería se metiera a jugar dentro (mis padres eran ateos y rojos-de-toda-la-vida y les parecía muy bien que me pasara el fin de semana ahí, como la mayoría de mis amigos) hasta la red de bibliotecas y casas de la cultura que abrieron los socialistas para que no andáramos por la calle. Luego era cuestión de elegir, la droga o lo otro, porque lo que marcaba la diferencia era la droga. El que se picaba acababa en la carcel o en el cementerio, con contadas excepciones.

Me alegro de que ahora haya cambiado y casi me da ternura ver a los adolescentes sudamericanos con la gorra flotando en el pelo jugando a ser malotes y a dar miedo porque no saben en qué barrio han caído y lo que han pasado los vecinos a los que intentan asustar. Y me preocupa la banalización de las drogas que hay ahora. Mucha preocupación porque la gente pueda apostar en locales de apuestas pero ninguna porque los mocosos anden emporrados por los parques. Es lo único que me recuerda a esa época.

menéame