edición general

Torturas en los campos de concentración de Franco: así volvían católicos a los prisioneros

Franco, el asesino, bajo palio y los curas y obispos aplaudiendo con las orejas ¡malditos cabrones!

menéame