EDICIóN GENERAL

Impaciencia cognitiva: El camino hacia la estupidez

#89

Por partes:

1. No creas que no he pensado escribir un artículo sobre cómo se aprecian los problemas desde la trinchera, no desde el acomodaticio sillón del despacho de un teórico de la educación, que puede que haga lustros, tal vez décadas, que no se enfrenta a un aula poblada con alumnos actuales. Pero no merece la pena. La mayoría de las personas no deseamos conocer la otra cara de una realidad; solo queremos autoafirmar nuestras ideas previas y eso, mejor que nadie, lo sabe un enseñante. En innumerables ocasiones no he logrado cambiar las ideas previas sobre conceptos alejados del sentido común.

2. Insistes en que yo digo que la culpa es de los padres. Aquí hay un problema de comunicación o comprensión. Copio y pego textualmente parte del texto que te respondía:

“Ese sesgo parcial de enfocar la solución del fracaso escolar nunca solucionará el problema puesto que la responsabilidad es compartida por toda la sociedad”.

Hablo de la sociedad en su conjunto. No solo de los padres o los enseñantes. Si quiero advertir que una sociedad que no valora a los transmisores del conocimiento, como pueda ser la nuestra, no llegará a alcanzar las cotas de excelencia que se alcanzan en otras.

El/los culpables, del actual fracaso de la enseñanza es multicausal, pero insistes en simplificar inclusive lo que he escrito. Es como si tuvieras interiorizado que padres y profesores persiguen intereses contrapuestos o que, en cierto sentido, son rivales u opositores naturales. No me extraña, es un fenómeno que se está manifestando en todo occidente.

Muchos informes, incluidos los de la Unesco centran el problema exclusivamente en solo una parte, el profesorado. ¿Sabes por qué no lo hace en el alumnado? Porque sencillamente es una parte que no puede controlar.

Me gustaría que aconsejaras qué deberían hacer los profesores para impedir los siguientes hábitos detectados en las respuestas de las encuestas llevadas a cabo en mi centro sobre alumnos de 2º de ESO.

Sistemáticamente se duermen más tarde de la 1:00 de la noche invirtiendo más del 80 % de su tiempo en redes sociales, chats y juegos on line.
El 40 % viene a clase SIEMPRE sin desayunar.
En el recreo suelen ingerir cantidades preocupantes de comida basura y bebidas excitantes. Una bomba calórica que produce efectos parecidos a una lluvia torrencial en un desierto. Hay experiencias en institutos norteamericanos donde sustituyeron el catering por un comedor con un menú controlado y cocinado sin alimentos procesados. Los resultados obtenidos en la mejora de la tranquilidad manifestada y el grado de concentración sobre el alumnado medio fueron evidentes.
El 80 % no hace NUNCA las tareas de casa. Eso sí, la presenta un 60 % pero se repite una y otra vez la misma pauta; hay un reducidísimo porcentaje de alumnos que las hacen y el resto las presenta copiadas de aquellos.
El 40 % no estudia nunca a excepción del día antes de un examen.
El 60 % no valora la formación.
El 50 % carece de la necesaria voluntad para leer dos veces algo que no comprende.

¿Crees realmente que esa supervisión para mejorar esos desastrosos hábitos alimenticios, educacionales y académicos la deberían hacer los profesores? ¿O tal vez los padres?
#93 lo que digo es que en una competencia que los padres no tienen capacidad de transmitir tiene que recaer en los docentes, creo que tú estás metiendo toda la educación en lo que intento explicar cuando me refiero a solo una competencia.

Podrás poner porcentajes inventados de quejas sobre hábitos de los alumnos y ni una propuesta o intención para lograr un cambio pero en como un alumno maneja información recae de tu parte, no en la de los padres, ojala que los padres pudieran hacerlo pero llegado el caso general es algo que va a salir en la escuela. Por lo menos de las fuentes que pongo puedo decir sin apenas temor a equivocarme en porcentajes que solo una mínimamente parte de los docentes formados en España está capacitado para dar alfabetización informacional, ya que en eso se basa esa competencia, aprender a manejar información.

Sin ser académico en educación sentado en un sillón, por esos datos sobre formación no puedo exigir a los profesores que impartan esa competencia si no fueron formados para ello aún cuando el gobierno hace que sea una competencia básica, pero es jodidamente triste leer a un supuesto profesional en educación que un problema en ese sentido echar balones a los padres y no leer que no ha sido formado para eso, no tiene material adecuado, tiempo o compañeros capacitados, ya no digo asumir la responsabilidad a modo personal.

Opinión personal, lo que creo, leyéndote, parece que haces mucho más mal al buen estudiante que algo de bien al mal estudiante. No leo que a algún estudiante con algún problema le vaya mejor una pauta o un mínimo logro en ese sentido, es algo que debe conseguir en casa. Solo leo a un quemado sin nada constructivo que decir.
#95 Siento zanjar esta infructosa «conversacion» pero no tengo tiempo para tratar de argumentar con paredes, que insisten en que me «invento» datos. Esa enfermiza costumbre aún no la he puesto en práctica voluntariamente. Ya tengo suficiente con algunas semejanzas de sus ancestros en el aula de trabajo.

Sl tienes hijos persevera en sembrar la semilla de la desconfianza en ellos. Lograrás una buena réplica de su padre. Eso sí trata de que duerman lo suficiente, lee delante de ellos, preocúpate de que no ingieran comida basura y supervisa frecuentemente las tareas mandadas a casa por incompetentes y quemados como yo. Con suerte tal vez maneje las competencia de comprensión lectora de la cual carece su padre.
#98 Personalmente te doy tota la razón sobre tu anterior y sobre este comentario. Quizás sea en resumidas cuentas el típico de caso de señalar la luna mientras alguien, ya no es que mire el dedo, sino que simplemente se mira el obligo. Pienso que un profesor tiene la labor de hacer todo lo posible, pero ese no deja de ser un trabajo (que hace por el que le pagan) y que tiene que afrontar dentro de sus límites.

Un profesor no puede remediar lo que falla cuando falla toda la sociedad.
#98 la suerte es que sin dejar una cantidad grande de dinero coincidan con algún profesor decente que queda, o algún mal profesor que puede mejorar, nadie debería hacerse profesor sin la vocación para seguir estudiando y aprendiendo el resto de su vida.

menéame