EDICIóN GENERAL

La marea violeta inunda de nuevo las calles de España

Este feminismo se acaba cuando toca asfaltar una calle en verano.

El mega-chiringito no sabe ya cómo justificar su parasitaria existencia.

menéame