EDICIóN GENERAL

Si quieres hablar bien en público… aprende a callarte

A veces me llaman de un máster para dar clases de oratoria; otras me llaman para ir de juez a concursos de debates. El silencio es importante. Sin embargo, un truco que doy siempre a mis alumnos sobre el silencio y que el artículo no menciona es sustituir las vocales alargadas y los "ehh" por silencios. Cuando uno se queda trabado, literalmente callarse.

Es un defecto difícil de corregir, pero cuando se consigue queda muy, muy pintón. El silencio crea expectación. Y la diferencia es abismal. Por poner un ejemplo:

"Estos datos sonnnn incorrectos"
"Estos datos son, ehh, incorrectos"
"Estos son [pausa] incorrectos"

Ese silencio vocal no tiene por qué ser necesariamente un silencio absoluto. Esa pausa puede rellenarse dando un chasquido con la lengua y paseando los ojos por la sala, como si fuese extremadamente importante lo que vas a decir. Puedes notar que cuando sucede, las personas que escuchan se inclinan hacia adelante.

Y si la pausa es prolongada porque se sigue trabado mucho tiempo, yo siempre recomiendo llevar una botellita de agua y beber un sorbo, se tenga o no sed. Se gana tiempo para pensar y la expectación aumenta, y no resulta artificial en absoluto.

Lo más difícil de hablar en público no es hablar, sino quedarse en silencio en público. Tienes que aprender a que te guste y recrearte en esa atención. A veces les pongo monólogos de Enrique San Francisco, para que vean cómo su gracia hablando se basa tanto en las veces que se calla como en las que habla.
#8 Ciertamente. En las clases de interpretación (en traducción) uno de los defectos que más me costaron eliminar es lo de "ehh". Al final lo conseguí, pero creo que ahora mismo, en otro entorno, tengo la mala costumbre de hacer mucho "ehh". Aunque, lo hago menos que antes.

Y muy interesante tu comentario. Toda la razón.
#8 Que coño haces en Menéame aportando un comentario de calidad??? ...Gracias...
#8 Muy buen comentario. Lo tendré muy en cuenta la próxima vez que grabe un podcast.
#8 Suena a clases muy interesantes, ya me gustaría ir.

Recuerdo una frase de mi profesor de filosfía del derecho sobre leer en público que creo que es bastante acertada.

Cuando somos niños y estamos aprendiendo a leer, leer es complejo y cuesta hacerlo con un mínimo de velocidad, como consecuencia nos queda marcada a fuego la idea errónea de que leer bien y leer rápido es lo mismo, lo cual tiene algo de cierto cuando tienes seis años y nada cuando tienes 20.

También me has recordado a la preparación del oral de la oposición.:

"Estos datos son, ehh, incorrectos"
"Estos son [pausa] incorrectos"


Esto es básico para un buen oral.

si la pausa es prolongada porque se sigue trabado mucho tiempo, yo siempre recomiendo llevar una botellita de agua y beber un sorbo, se tenga o no sed. Se gana tiempo para pensar y la expectación aumenta, y no resulta artificial en absoluto.

Esto también lo recomendaban y lo puse en práctica.

Tienes que aprender a que te guste y recrearte en esa atención.

Esto es lo más difícil pero es lo que va a marcar la diferencia entre un 7 y un 9. Recuerdo el día del examen con uno de los momentos que más disfruté de mi vida, sabiendo que todo iba perfecto, la atención del tribunal, estar atento a qué les parecía más interesante para profundizar eso más y ya lo mejor, decir a propósito algo que sonase incorrecto para hacerlos saltar de la silla para luego matizarlo. Ver como la cara del presidente del tribunal pasaba de relajado a sorpresa de "que burrada dice este tío" para luego verlo asentir fue genial.
#21 Sí, justo. Has dado en el clavo. Yo me mentalizo de que lo que tengo que decir es importante. Me motiva saber que muchas personas están pendientes de lo que yo tenga que decir. Esa sensación que mencionas es increíble: te sientes como un director de orquesta en la que apuntas con tu batuta a alguien y cambia su ritmo.

Yo por eso necesito estar mínimamente convencido de lo que voy a decir. Nunca he aceptado leer un guion con el que no estuviese al menos un poco de acuerdo.

La rapidez de dicción sí que viene influida por el concepto erróneo "rápido=bien", pero también porque cuando algo no nos gusta, queremos terminarlo cuanto antes. Si estás incómodo hablando en público, comenzarás a hablar rápido, seas consciente o no, para terminarlo. Además, la adrenalina sube, el ritmo cardíaco aumenta y entras en la fase animal de "ataca o huye". Si el cuerpo va acelerado, tu mente se acelera. Los músculos se agarrotan, tiendes a usar alguna barrera física (odio, por lo general, los atriles) y el peligro de provoca una visión de túnel que hace que fijes la mirada en un punto. Si además tienes un papel, tienes la excusa perfecta para no levantar la vista. Así que te limitas a recitar a toda hostia algo (con lo que la diferencia entre tú y una grabación es poca) y te vas entumecido a tu sitio mientras suenan unos tímidos aplausos.
#25 podrías, por favor, recomendar alguna lectura al respecto? Me interesa mucho, porque siempre me siento muy patoso cunando expongo y en mi carrera nos hacen exponer cada dos por tres.

Gracias anticipadas
#41 "Hablar en público hoy", de Vallejo-Nágera. Lo leí hace muchos años y es un poco viejurro, pero sigue manteniendo mucha vigencia. Y gracias a ser viejurro lo encuentras fácilmente en PDF.
#8 Gracias, el artículo ha dejado un poco ( pausa) en el aire sus revelaciones, lo has aclarado bastante bien y aportado más que el mismo artículo
#8 A mi me pareció un gran acierto que mis hijos en la ESO tengan clase de oratoria. Está siendo muy útil para ellos para la vida diaria.
#39 Sí que es un gran acierto. Por curiosidad, ¿es un cole público o privado? ¿Es una actividad extraescolar, una optativa o se da dentro de otra asignatura?
#51 Colegio público de un pueblo de Málaga. La ha tenido en 3º de ESO, una hora semanal. Optativa casi "obligada" (poco donde escoger).

Es además un instituto TIC donde casi todas las asignaturas se gestionan en un Moodle o en un Google Classroom, según cada profesor prefiera.
#8 Vaya, vaya, así que tenemos aquí al profesor de oratoria de Rufián.
#8 me lo apunto

menéame