EDICIóN GENERAL

La victoria de Celestino, el hombre que congeló sus pulmones para demostrar que murió por el amianto

Al parecer pidió al hospital que guardasen sus pulmones para investigación cuando se los trasplantaron, pero murió dos años después al rechazar el nuevo órgano. Por lo menos a la viuda le quedará una mejor pensión y se supone que la empresa les deberá indemnizar.

menéame