edición general

Tu propio servicio de música en streaming

Google Play Music en su versión gratuita permite subir 50.000 canciones y escucharlas en streaming. :-|
#7 This!
Llevo años utilizando esto, tengo una barbaridad animal de música subida por mi, la suelo comprar en formato físico o Badcamp, etc... Coste 0€, no compras hardware como la raspberry, y no tiene que ponerte a instalar servidores ni historias. Además no tienes ninguna puerta abierta en tu router para poder acceder desde fuera a tu streaming... Yo no sé la gente como se complica tanto...
#7 #17 Yo tampoco entiendo como Google Play Music no lo peta con la burrada que ofrece gratis.
#7 No lo digas muy alto, a ver si la gente se va a enterar.

Yo lo llevo usando desde que salió, la verdad es que es muy cómodo tener toda tu música siempre a mano y gratis.
#7 Es la solución mas simple y rápida (y la que uso actualmente para escuchar "mi musica" en la calle), pero estás a la merced de que Google mantenga este servicio; en el futuro próximo o no tan proximo Google puede decir "esto se cierra" como han hecho con montones de cosas que la gente usaba y te quedas sin nada.

Al menos con lo que propone el artículo no dependes de la buena voluntad de terceros.
#27 Hasta entonces, si ese día llega, sigue siendo gratis y esfuerzo mínimo.
#43 no sé si tu idea será mejor solución que lo del artículo pero creo que no es comparable. Por ese precio te pegas casi 3 años de Spotify premium.
La solución que propone el artículo te sale por los 35€ que te vale la raspi. Y las soluciones que hemos puesto en #2 y #7 son gratuitas.
#60 Un servidor Synology te puede costar de segunda mano 50€ y le metes un disco duro viejo y es mucha mejor solución que una raspi, te lo aseguro.

Lo que pasa es que tras 8 años usándolo, y viendo el buen resultado, ya he optado por dar un salto y gastarme dinero para compartirlo con toda mi familia y amigos, dotarlo de más seguridad, usar Plex, etc y sobre todo pensando en que me dure muchos años. Al final estimo que son 330€ para 15 años.

menéame