EDICIóN GENERAL

El Parlamento de Galicia, con mayoría absoluta del PP, reconoce como “fascista” el franquismo

#14 #31 en todos los regímenes fascistas hubo una suerte de utopía ideológica, en el Nazismo podríamos hablar del ala izquierdista del partido nazi que sirvió para atraerse a importantes sectores de la clase obrera, y en Italia el propio Mussolini fuera militante del Partido Socialista. Pero como movimiento, nunca ha sido revolucionario ni vanguardista, sino ultraconservador. Estos movimientos siempre estuvieron liderados por la burguesía y tuvieron el apoyo del poder en el momento (grandes empresas, alto mando militar, cúpula de la Iglesia, ...).

Obviamente, cuando se imponen por las armas los poderosos son los primeros en pasarse a cuchillo a la parte más ideológica, después de haberlos utilizado. Así acabaron con el ala izquierdista del partido nazi y obligaron a una fusión de Falange Española de las JONS con las instituciones del régimen para crear Falange Española Tradicionalista de las JONS. En ningún momento estos grupos tuvieron la dirección del movimiento y solo fueron el grupo de choque para destruir a las fuerzas realmente revolucionarias, pues ese era el principal objetivo de las fuerzas que realmente lo lideraban. El anticomunismo que pudiese existir en otros sectores sociales era mucho menos contundente y agresivo que el de Falange, discrepaban en métodos y formas, pero compartían objetivos, mientras que el Fascismo pretendía objetivos antagónicos.

Si hay por ahí algún falangista que siga creyéndose el cuento de que el falangismo era otra cosa, será alguien que después de todo este tiempo todavía no se ha dado cuenta del motivo por el que se creó su partido, o uno que pretenda engañar a nuevos incautos. No hay nada realmente en el Falangismo que tenga coherencia con una lucha realmente anticapitalista u obrera, sino todo lo contrario, el nacional-sindicalismo es la fusión clara entre obreros y burguesía en apoyo a los intereses de estos últimos.
#14 #31 añadir también a #34 que las nacionalizaciones no fueron una cuestión ideológica, sino de necesidad. No había forma de dar alimento y sustentos a la población y eso ponía en riesgo la consolidación de cualquier régimen. Fueron necesarias para recuperar la economía, pero siempre con el objetivo final de que la burguesía mantuviese el poder y se pusiese al frente directamente de todos esos sectores con el tiempo (las privatizaciones posteriores), como finalmente ha sido en España, y de que la clase obrera no tuviera nunca la dirección de la economía.

menéame