EDICIóN GENERAL

Qué se cuece de verdad en las casas de apuestas, los nuevos recreativos del barrio

#28 Y está en camino en otros, el viernes antes de navidad acompañé a mi novio a la barbería y mientras esperábamos, se sentó un chaval de unos 17 a nuestro lado también esperando. Bien, pues en los 3 cuartos de hora que estuve alli sentada (entre esperar a que atendieran a mi novio y lo que tardaron en dejarlo estupendo) el chaval aquel lo unico que hacia era recargar la app de una casa de apuestas (tenía un cristal al lado y reflejaba la pantalla, no es que sea una cotilla) no he visto semejante ansiedad en la vida y menos en un chaval. Miedo me da a dónde lleva esto.

menéame