EDICIóN GENERAL

Estudio pagado por el gobierno alemán encuentra relación entre incremento del crimen y la llegada de inmigrantes (ENG)

Ni la pobreza ni la riqueza son garantes de que alguien sea buena o mala persona, y hay que ser un sinvergüenza para pensar lo contrario.
Por eso me da tanta rabia cuando veo imágenes de poblados o asentamientos, campamentos de refugiados o zonas de otros países o el nuestro, comidos por la basura. Eso no es ser pobre, eso es no ser limpio, ni siquiera a unos mínimos que nos parecen aceptables.

Nuestra sociedad nos socializa desde pequeños, a vivir en conjunto y armonía de forma pacífica unos con otros, y nos enseña, o trata, unos mínimos valores de higiene, limpieza, orden, comportamiento... a través de todos los mecanismos que posee la sociedad.

Las personas que en nuestra sociedad no aceptan esos valores impuestos, terminan como delincuentes saltándose las normas de convivencia, contaminando, comportándose de formas incorrectas con el entorno, con los demás, con los bienes públicos, aprovechándose del sistema...

También hay personas, que vienen o provienen de países en los que esos mecanismos socializadores o no existen o no están desarrollados, y hay que contar con que esas personas pueden no haber sido "educadas" en nuestro sistema de valores, un sistema que a nosotros nos lleva toda una infancia larga adquirir y que en muchos casos incluso falla con no pocas personas como comentaba, en mayor o menor grado.

Es iluso pretender que a esas personas que dan muestras de tener esas carencias (ojo, no a todas), las podemos socializar en poco tiempo cuando el mismo sistema nuestro dista mucho de ser perfecto.

Por eso, en núcleos de inmigración, se dan muchas veces problemas que los medios se esfuerzan en silenciar para que la sociedad no perciba negativamente estas realidades, pero son realidades que tienen que abordarse y encontrarse soluciones que funcionen para todos, al igual que para los que no son inmigrantes y nacidos en el propio país que no les importa lanzar botellas al suelo día sí y día también, abren las ventanillas de los coches y lanzan basura por ellas en marcha, y demás comportamientos todavía más graves que el resto padecemos, como llevarse fortunas a Suiza, y otros más ejemplos.

Y esto no tiene nada que ver con la pobreza a nivel individual. La mayoría de gente pobre alrededor del mundo (que son la mayoría por cierto), son capaces de compartir todo lo que tienen porque saben mejor que nadie lo que es no tener nada, si eso no son valores, apaga y vámonos.

No es un tema de dinero, es un tema de valores, de educación, de querer ser algo más.
Se puede ser pobre, pero no por ello, dejar de aspirar cada día a seguir siendo una persona, que es uno de los mas loables propósitos.
#23 Con mucho tacto, lo has explicado perfectamente.

menéame