EDICIóN GENERAL

La Fiscalía belga confirma que Puigdemont y los exconsejeros se entregaron a la Policía

#187 Que sean una leyes que nos hayan permitido convivir y modernizarnos como nación desde el respeto y la tolerancia creo que son motivos suficientes para considerar que esas leyes están basadas en unos fundamentos más que respetables y defendibles. Leyes fundamentales que por otra parte fueron aceptados por una amplia mayoría de la población en 1978.

Además fíjate tú mismo estás reconociendo en tu última frase que Cataluña no es un pueblo soberano por lo tanto ¿cómo se puede dar a sí mismo una capacidad para decidir si precisamente por la cuestión de la soberanía ese tipo de decisiones solo le corresponde al pueblo español? Si fueran todos unidos de verdad como un solo pueblo ya abrían conseguido la independencia claro que sí, pero es que sencillamente eso no es así, les falto por convencer como mínimo a la otra mitad de Cataluña y eso que se gastaron millones en promocionar sus ideas.
#188 Que haya leyes buenas y útiles no significa que sean legítimas ni respetables. Las dictaduras pueden crear leyes buenas y útiles, pero no por ello son legítimas o respetables. De hecho, no lo son porque las hacen unos pocos y las imponen a muchos otros. Por otro lado, unas leyes pueden ser buenas y otras malas. Las leyes que nos han permitido tener una buena convivencia no son las que se están aplicando en este caso. Están aplicando leyes y artículos de la constitución que nunca antes se habían aplicado, y además lo están haciendo retorciendo los tipos delictivos de forma clamorosa.

No, no he reconocido que un pueblo no es soberano, sino todo lo contrario. El principio democrático dice que la soberanía pertenece a los pueblos. No es algo que conceda una u otra constitución, sino que les pertenece per se. Justamente por esta razón los pueblos pueden crear sus propias instituciones políticas y normas jurídicas mediante una constitución. El pueblo catalán es tan soberano como cualquier otro. Es más, incluso se podría argumentar que todo núcleo de población que se reconozca como una comunidad humana con voluntad política es un pueblo soberano. Obviamente, esto molesta mucho a los estados, pues supone el fin de su monopolio y les obliga a conformarse como confederaciones organizadas de abajo arriba.

menéame