edición general

Tres documentales para ver tu día a día desde fuera

Ocurre que Internet se ha mercantilizado al llegar a las masas. Lo mismo que pasó con la televisión en los años 50-60. Durante la II Guerra Mundial (y antes incluso) se pronosticó que sería una fabulosa herramienta de educación y divulgación de contenidos, y que quizá podría evitar desplazamientos a la escuela (tele-educación). Ya veis en qué ha quedado todo...

Con Internet pasa igual: los contenidos a los que se refieren #1 y #2 están protegidos por copyright, nos guste o no, y en la Internet actual, lo que prima es el "click", colocar la publicidad y las cookies, dirigir la navegación... y eso ya lo consiguen 'ciertos artículos' con el titular adecuado. De la filosofía 'hacker' de finales del siglo pasado ya no queda nada. Ahora, el que quiera contenidos, que los pague... :-S
#4 El primer párrafo de tu comentario me recuerda a la época en la que si podías pagarte una parabólica y un sintonizador, tenías acceso a docenas de canales de televisión, todos en abierto!! la única barrera que había era el idioma. Un par de décadas después, buena parte de esos canales ya estaban codificados.

Creo que en Internet nunca va ocurrir algo así... pero si empezamos a autocensurarnos o a no aportar un par de enlaces tan a mano y tan adecuados como este: www.filmaffinity.com/es/film326987.html por poner un ejemplo sencillo, ya vamos por mal camino. Esa es mi opinión.
#4 Se me ha borrado un comentario, pero solo decirte que me gusta mucho sobre todo tu primer párrafo.

Creo que sintetiza muy bien una realidad, de la que también me iba dando cuenta de las consecuencias pero no había aislado la causa: la mercantilización tras llegar a las masas.
Se podría decir que está muriendo de éxito.

Quiero creer que no está todo perdido, pero veo echarse a perder cosas como lo que comenta el compañero de los links. Hoy justo comentaba con una amiga cómo algún foro que frecuento desde hace mas de 10-15 años, está yéndose a la mierda y perdiendo toda la esencia y contenido de calidad que lo hacía interesante, a la vez que crece de manera descontrolada (y ponía el símil de la TV, sin llegar a esa referencia histórica que comentas).

Una pena.

menéame