edición general

Bilbao quiere fomentar el transporte público con un peaje a los coches que entren en la ciudad

#94 Tu situación es excepcional comparada con la mayoría para la que se dirigen la mayoría de medidas de carácter general. Si necesitas el vehículo... nadie te impide que lo uses. Eso sí... tendrás que pagar dicha tasa si fuera el caso de que existiese. Una forma de mejorar tu situación (y no por el hecho de que tus hijos tengan que acudir a diferentes centros) es bonificar fiscalmente el hecho de que tu trabajo esté lejos de tu residencia. No tengo ni idea de si en España existe dicha deducción, en Suecia, por ejemplo, sí (si vives a X distancia de tu centro de trabajo o tienes doble residencia por dicho trabajo, dependiendo de tu medio de transporte, incluido bici, te puedes deducir los gastos ocasionados a partir de un mínimo. Lo del mínimo es para que la gente no se deduzca el gasto del bono de transportes pero sí pueda deducirse por ejemplo el coste de viajar en coche y aparcar en la estación de cercanías más cercana y desde allí coger el susodicho tren de cercanías).
Yo no digo prohibir el vehículo privado, pero si dificultar (fiscalmente) su uso (y con medidas de deducciones se intenta compensar esa dificultad fiscal para aquellos para los que el vehículo es una herramienta de trabajo). Hay mucha gente que coge el vehículo porque sí, y es curioso porque el coste de mantenerlo no es barato, entre seguros y gasolina amén del vehículo en sí y su propio mantenimiento en la gran mayoría de los casos, dado su uso, es completamente innecesario. Pero para muchos es un signo de poder... porque eso de mezclarse con otros humanos en el transporte público no es digno de ellos o ir al trabajo en bici es de pobres o hippies.
#157 no, de excepcional nada, cuando tienes críos y te relacionas con otros padres, ves que la mayoría estamos igual (en la inmensa mayoría de parejas trabajan los dos). Y aunque cada vez seamos menos los que tenemos niños, seguimos siendo los suficientes como para que cada vez que sale un iluminado haciendo planes para reordenar el tráfico, no piense solo en urbanitas solteros
#233 Diferenciemos. Tener hijos es una decisión personal (no una obligación), lo mismo ocurre cuando uno vive lejos de un centro educativo adecuado para esos hijos (esto es algo a considerar a la hora de tener descendencia).
Imponer contaminar el área urbana en pro de la descendencia es contraproducente para todos (incluida la descendencia). Las políticas ambientales y de tráfico urbano se deben orientar a mejorar la salud de todos: padres, solteros, niños y ancianos (y perros y gatos), y para ello el vehículo como medio de transporte (que se ha demostrado que se abusa su uso para desplazamientos innecesarios) debe ser erradicado de los núcleos urbanos.
Con 5 años yo iba al colegio andando y por mi cuenta. Al instituto más de lo mismo, y a la universidad, en bici. Bien es cierto que mis padres trabajaron duro para no vivir muy lejos del colegio e instituto en mi caso pero ello no quita que tú como padre busques la opción de llevar a tu descendencia al punto de transporte público más cercano para que luego tu descendencia utilice dicho transporte público para llegar a su destino (y de hecho es posible que te facilite llegar a tu trabajo antes porque no tendrías que introducirte en el núcleo urbano). Otra cosa es la sobre-protección a la que padres someten a sus hijos hoy en día implique que tengan que llevar de la mano a sus hijos hasta el pupitre.
Observa lo que se hace en otros sitios donde la protección del menor es practicamente un asunto de Estado (en Suecia como digo) y aún así... la penalización al vehículo es brutal porque lo que importa es la salud de todos, no tu comodidad (y en Estocolmo, por ejemplo, es normal que un chaval se cruce toda la ciudad en transporte público para llegar al centro educativo...).
#234 repito, no se como sera donde tu vives, aquí te asignan el colegio por área. Y como estés en una zona limítrofe te puede tocar en casa dios
Pero bueno, lo de siempre, que tengan hijos los ricos por lo visto

menéame