EDICIóN GENERAL

Denuncian campaña homofóbica de neonazis en centro de Santiago: “Con mis hijos no te metas, no a la dictadura gay”

#66 La libertad de uno acaba cuando empieza la de los demás.

Existe la libertad de expresión pero existen límites, no todo es blanco o negro, hay matíces.

menéame