edición general

Las ocho sentencias del TJUE contra la normativa hipotecaria española

para qué coño queremos estar en la UE si los políticos siguen delinquiendo a pesar de los fallos del tribunal europeo?
#4 Si no fuera por la UE sería aún peor.
#4 la UE nunca fue - v.g revisa la Constitución Europea, donde el grueso de su articulado es de contenido económico, en menor medida político y por último y en importancia, social-, una comunidad de intereses ciudadanos, sino de intereses empresariales y económicos. No en vano se olvida que surgió con una finalidad claramente definida a través de acuerdos de naturaleza económica como la Ceca o el Euratom, o los de la CEE.

El problema de este país es que está vulnerando la legislación comunitaria - y qué decir de la internacional en otros aspectos o ámbitos no menos sensibles- al no trasponerla o directamente legislar contrariamente a la ya existente por dar virtualidad los grupos financieros que dirigen sin pudor y a ojos vista los destinos de este país con connivencia política plena.
No en vano también en lo que respecta a la corrupción no se siguen las recomendaciones de la UE sino que a nivel internacional estamos en niveles propios de países africanos en falta de trasparencia y corrupción de las instituciones como asi denuncian diversos organismos y organizaciones internacionales..
La UE es en suma en estos aspectos un perfecto contrapeso a la inacción y al latrocinio con alevosía y sin nocturnidad de nuestros políticos, legisladores, tribunales y poder financiero.
Al menos en este aspecto Sí contamos con un tribunal independiente y garante de nuestros derechos, pero que al tiempo y ésto es lo preocupante, pone sobre el tapete la gravedad de la falta o la merma de derechos y libertades que desde prácticamente el inicio de la democracia en nuestro país padecemos -por eso se habla de una democracia de bajo nivel- con leyes preconstitucionales -especialmente en lo relativo al ámbito bancario, hipotecario y afectantes a los derechos del consumidor- vigentes por razones ajenas al sentir popular y contrarias a los nuevos tiempos, a la legislación europea e internacional y en ultimo término a los derechos y libertades que nuestra constitución y nuestros políticos dicen defender y respetar.

menéame