EDICIóN GENERAL

546 opiniones pésimas. Así es el peor restaurante del año en España

#2 seguro que tú lo haces siempre y si no te la dan te acoges a la cuarta enmienda, FLIPADO.
#49 ¿Tú que haces si no te dan la lista de precios? ¿Pides de todas formas y sorpresa en la cuenta? Veo que de flipados tienes experiencia propia.
#55 Pido lo que quiero, si me sablan no vuelvo. Paso de ir mirando precios como un muerto de hambre. A ver si vais a acabar defendiendo a un bar de mierda que clava 16 euros por dos churros porque está en su lista de precios.
#154 pues yo no soy ningún muerto de hambre y SIEMPRE miro los precios. Quizás es por que vivo en Barcelona ciudad, y no mirar los precios sería realmente tonto.

De todas formas, no entiendo como alguien no mira los precios, te pueden timar pero bien.
#154 Pues entonces no flipes con tu cuarta enmienda. Sigue yendo de 'quiero y no puedo' para no parecer un muerto de hambre y ya está.
#179 Puedo pagar 16 euros por unos churros, de hecho si algo está bueno me da igual lo que cueste. Eso no quiere decir que quiera volver a un sitio en el que estafan a la gente, me da igual el dinero pero no que me tomen por idiota.

Es muy complicado, pero si te apartas la envidia se ve fácilmente.
#49 Hay que pedir los precios SIEMPRE. Aunque tus amigos te miren como si fueses un rácano. El que no pide lista de precios y se lleva esos sablazos es porque le importan mas las apariencias que su cartera.
#66 #2 Eso es como decir que para que no te violen, tienes que ir con pantalones y no salir de noche por la calle.
#104 Sí, lo mismito, gracias por hacerme ver la luz... :palm:
#104 /facepalm...
#66 O sea que tú cuando entras en un bar que no conoces a tomar un café preguntas antes lo que vale?
#152 Si. Si me conviene el precio le pido que me ponga uno, si no me conviene le doy las gracias y sigo mi camino.

Alucinante eh?
#156 Lo cierto es que los bares son los únicos negocios donde no se pregunta antes lo que valen las cosas. Es curioso
#162 A muchísima gente le da vergüenza preguntar. Mas que nada por el "que dirán los demás". Si hay que echarle la culpa a alguien de los sablazos, yo diría que un 50% de la culpa la tiene el establecimiento, por no poner una lista de precios visible para consultarla, y el otro 50% el cliente por no informarse antes de pedir.

menéame