edición general

¿Por qué defiende Rallo el indefendible PIB oficial?

Este artículo de Roberto Centeno es un copia y pega del artículo de Juan Carlos Barba. Juan Rallo dejó su contestación aquí: juanramonrallo.com/2016/07/sobre-la-fiabilidad-del-pib-replica-a-juan-

La verdad es que no entiendo por qué seguimos llevando a portada artículos de Roberto Centeno. ¿Quizá porque critica al Partido Popular? Lo digo porque sus artículos están llenos de descalificaciones y alusiones personales que nada tienen que ver con un artículo supuestamente académico. Dejo algunos ejemplos:

Pensaba tener un debate serio y riguroso con un colega, pero me he topado con alguien más cercano a un economista júnior interesado en cuidar su carrera

Quizá debería formular la pregunta en sentido contrario. ¿Por qué ningún economista se aviene a intercambiar argumentos con él? ¿Por qué esa alusión personal nada más comenzar el artículo?

Rallo pertenece a una curiosa escuela económica, la austriaca, que para que los lectores lo entiendan son básicamente fundamentalistas de mercado que piensan que la mano invisible lo resuelve todo y que el Estado es poco más que un estorbo.

¿Qué tiene que ver eso con el asunto que se trata? Sólo es una descalificación personal.

El papel de una persona así para el sistema, y de ahí la relevancia que se le da en medios y editoriales, es muy clara. Sirve para difundir un fundamentalismo de mercado que hace aparecer las políticas del Gobierno como centristas y moderadas.

Por si no era suficiente con las alusiones personales, ahora tenemos una teoría de la conspiración. Ahora resulta que Rallo aparece en las tertulias como salvaguarda del sistema. Yo personalmente le sigo porque, aunque no esté de acuerdo con sus críticas al PP, aprendo mucha economía con sus artículos e intervenciones. Además, siempre guarda las formas, algo de lo que no puede presumir Centeno.

algunos se preguntarán como es posible tal grado de manipulación de las cuentas públicas. Para ello, nada mejor que reproducir lo que me acaba de enviar un honrado funcionario: “Es totalmente cierto todo lo que explican en el artículo.Soy un funcionario al que, como a otros muchos, marginaron en los años noventa con la libre designación, casi siempre al más irresponsable, golfo o ineficiente. He visto nombrar al amigo del tío, al sobrino, al amigo de la familia de la mujer, etc. Pasando por encima de compañeros funcionarios infinitamente más honrados y mejor preparados. EL MAMOMEO Y LA SINVERGONZONERÍA son la regla EN LA ADMINISTRACIÓN ESPAÑOLA, Y NI LOS SINDICATOS, que han sido los primeros en defender el dedo para enchufar a los suyos, NI LOS FUNCIONARIOS ESTÁN DISPUESTOS A DAR LA CARA. Prefieren jubilarse y, mientras tanto, el garbanzo seguro les lleva a aguantar lo que sea sin posibilidad ni ganas de denunciar nada. Sería el suicidio profesional.

Otra muestra más del rigor de Centeno. Acaba un artículo supuestamente académico transcribiendo un texto de un "honrado funcionario" del que no sabemos nada.

menéame