EDICIóN GENERAL

Detenida por dar un cachete a su hija de 10 años que volvió dos horas tarde del colegio

#18 Mis padres me han cargado alguna que otra hostia peregrina en su día y los sigo queriendo un montón. De hecho me merecía más en su momento. Y ahora aquí estoy, un miembro útil de la sociedad que postea en MNM.
#19 Seguramente sí que te hubieras merecido alguna más. :troll:
#60 Positivo por el trolleo ja ja ja xD xD xD
#19 a mi me sacudian todos los dias, todos, y con razón, y les doy gracias porque podía haber llevado un camino bastante jodido en la vida si no llega a ser por ellos.
#71 Ostia macho, el síndrome de Estocolmo: alguien dando las gracias de que hubiesen empleado violencia física contra él de pequeño. Muy bien no has salido, porque si estás aquí y ahora defendiendo la violencia física...
#152 Con todos los respetos pero ... tú no tienes NI PUTA IDEA de lo que es la violencia física, y menos idea aun de lo que es educar hijos.
#152 a ti se nota que no te dieron ni un cachete, que tu lo confundes con violencia física, seguro que no te dieron ni atención, así has salido, lástima.
#152 Supongo que a ti te pasa como a mi que por mucho que sepa que ostia sin h es sinónimo de ostra luego siempre dudo si lleva h o no. :-S
#152 Para los de tu calaña una caricia es un abuso sexual y una ostia merecida, violencia física. Dais asco por ignorantes.
#18 Aquí otro como #19. Mi madre de daba alguna vez cuando era pequeño y/o armaba alguna. Pero nunca más cuando crecí. Mi madre no usó el castigo físico por sistema, sino como recurso cuando no podía razonar. No he dejado de ver a mis padres.

Cuando un niño que no tiene edad de razonar o no atiende a razones ya le puedes explicar que lo mismo te va a dar igual. Cuando el niño obedece y entiende, no hace falta. Cuando se pilla una pelotera y no atiende a razones, pues no queda otra. Evidentemente, con adolescentes ya no hace falta. Los castigas y se atienen a las normas. Y si no obedecen a la disciplina es que no se hizo antes lo que se debía. Con lo de "lo que se debía" no me refiero a zurrar simplemente, sino a educar, corregir y evitar comportamientos que no deban tener. Mucha gente desatiende a los hijos y luego pasa lo que pasa.

Una cosa es evitar el maltrato y otra es quitar correctivos que son necesarios. Si mi hijo pequeño pega a otro niño o a sus mayores, pues un cachete se lleva. Hay comportamientos que se tienen que cortar de raíz. La gente que está en contra de cualquier castigo físico no entiende que hay un mundo entre "meto palizas a mi hijo" o "recurro a la violencia ante cualquier chorrada en vez de razonar con mi hijo" con un correctivo para situaciones extremas.

Y como dice #16, se debe dar en su justa medida y sin humillar. No se trata de putear.

#39 Yo creo que lo de tu padre era excesivo, la verdad. Lo de las palas y despertar a zapatillazo está fuera de lugar (aunque en la época sería lo que se llevaba). Y, como dices, no es lo mismo cuando tienes edad para razonar/atiendes a razones, que cuando estás en plan cabrón o no atiendes a lo que te han dicho que no hagas o a lo mejor haces una burrada (ej: pegar a otro familiar). Hemos pasado de un extremo en que se educaba a palos gratuitos (mi madre es de los 60 y también se llevó en casa y en el colegio). Y con cinturón y todo que se llevó mi madre. Pero no es ni una cosa ni el otro extremo.
#14 Testimonio moralizante que ya tiene a un villano, e ignora el contexto social, la historia familiar, que vaya usted a saber. Ahora los hijos son las nuevas brujas.

#33 #112 A un montón de meneantes se les va la olla con el tema de zurrar niños, por muy progresistas, modernos y ateos que digan ser, en ese punto conviven felizmente con las sectas cristianas e islámicas más cavernícolas.

#40 #96 #34 #39 #207 "Cachete" "palo en el culete", "castigos físicos comedidos... pfff. No se como no os volvéis diabéticos al instante cuando endulzáis con esas palabrejas actos tan deplorables como zurrar, fustigar o propinarle a alguien un guantazo. Esos eufemismos tiernos para hablar de maltrato suenan horripilantes, por ser tan cursis. Me recuerdan a las expresiones amorosas que usan los pederastas para definir su relación con los niños. Ya se que es culpa de la corrección política que no os dejan hablar con propiedad sobre lo que pensáis hacer, pero cuando la cursilería maquilla la violencia se vuelve una cosa grotesca. Los únicos castigos comedidos, cachetes y palos en el culete que se dan (y se reciben) por amor son en el BDSM, e incluso ahí sólo a un depravado se le ocurre hablar de "palos en el culete". Azotes hombre, AZOTES.
#229 Yo más bien lo veo como una idea atemporal y asocial de la crianza. Las brujas eran poseedoras de la sabiduría natutal, estuvo muy mal perseguirlas. Asemejar a un padre con la inquisición y decir veladamente que cometen tortura contra sus hijos es del todo erróneo.

La sociedad actual se mueve por el buenísmo y lo políticamente correcto mientras las ideas importantes como la autoridad (merecida) se pierden.

Como ya te he dicho, nada tiene que ver con cultos o religiones y más bien con una conciencia de cuidado y educación al menor. En los mundos musulmanes y cristianos habrá y habría de todo y dependerá de la persona igual que ahora. No nos dejemos llevar por la propaganda histórica.

De nuevo con el hábito de exagerar, yo no hablo de azotar o fustigar. Mis hijos no serán caballos (tampoco los fustigaria). Aquí hablo de palos cuyo nivel sonoro no llega al oído del niño o del padre.....Suave, que sólo deje claro la premisa sin ensañamiento.

La única violencia que se ha cometido en el caso de la noticia es un arresto y privación de libertad por parte del estado. Lo demás en realidad, incluso si la madre se le fue la mano por miedo atroz a que a su hija le hubiese pasado algo, es un acto que refleja lo valiosa que es esa niña para su madre. Si fuera el caso que la madre siempre pega a la niña entonces habría un problema pero seguro esta segunda posibilidad no es la correcta.
#270 También se puede entender la referencia a las brujas como una forma de hablar de la caza de brujas, o de judíos, de inmigrantes o de cualquier otro grupo marginal o minoritario que hace de chivo expiatorio en el que cargamos nuestra propia incompetencia, simplemente porque podemos, porque son los componentes más débiles de la sociedad. Mire usted si Menéame fuera una tribu, yo no sería el señor maduro que hace de guerrero, ni el anciano que hace de venerable sabio, sería la calavera clavada en una pica delante de una cabaña, y me llamarían "el antepasado" ¡así de viejo soy! y por eso he vivido épocas mucho más violentas y autoritarias en las que los hijos llamaban a su padre de "señor" y salían tarifando de su casa a los quince años. Ese autoritarismo tiene poco que ver con la autoridad, porque nacía de la ignorancia, el borreguismo y el miedo, por lo tanto no quedaba otra que defenderlo ejerciendo la violencia a todas las edades. Pero la autoridad no se mantiene a guantazos.
#19 Mi mamá y todos sus hermanos (menos mi tía menor) crecieron en el campo, mi abuelo las educo con golpes, a mi mamá por que un día no lo oyó cuando en una bajada al pueblo se quedo mirando a gente que bailaba, la golpeo de tal forma que hoy por hoy aun tiene una cicatriz en uno de sus pies, mi madre debido a eso fue muy en contra de los golpes, a mi hermano mayor mi papá alguna vez lo castigo con golpes, yo casi que ni me acuerdo de alguno, y a mis hermanos menores nunca se les dio alguno, mis hermanos menores son tan responsables o han cometido tantos errores como mi hermano mayor, creo particularmente que un golpe no te enseña nada, pero a muchos educadores los hace sentir que están haciendo algo, pero desde lo que he vivido no... Por cierto, esa idea de no golpear a sus hijos se heredo por parte de todos mis tías hermanas de mi mamá, y la verdad no tengo primos pandilleros, delincuentes o aprendices de tiranos, más bien son bastante comprometidos y de mente abierta.
#19 Tu comentario se acerca mucho a la definición de masoquismo :-S
#19 te faltó decir "y paga todos sus impuestos"...
#19 bueno, lo de útil lo dices tú... :troll:
#18 Mi padre era maestro, de los de antes. Yo he perdido la cuenta de las hostias y raquetazos (con una pala similar a la de la imagen) que me dió, amén de castigos varios. Desde el típico no salir, a dejarme estudiando hasta la una de la madrugada y despertarme con un zapatillazo porque me había quedado dormido, pasando por no dejarme ir al viaje de fin de octavo de EGB con mis compañeros. Pues hoy en día, treinta años después, no le odio ni nada parecido. Sé que no lo hizo por sadismo, sino porque no sabía educar de otra manera, y que buscaba lo mejor para mí. Esto no quiere decir que yo estuviera dispuesto a hacerle a mi hijo lo que me hicieron a mí, pero sí creo en el valor pedagígico de un poco de mano dura, algún cachete y castigos.

Por supuesto siempre intentando primero el diálogo y el razonamiento, pero si no queda otra, el castigo.  media
#39 lo dicho, suerte con vuestra terapia educativa.
#41 Suerte tú con tus hijos sin respeto ni valor por la autoridad ni capacidad de soportar la frustración.
#59 Para inculcar respeto y valor no es necesario dar ninguna hostia. A ver cuando aprenderá la gente que está demostrado que las recompensas funcionan mejor que los castigos.

Pero claro, para educar a un hijo hay que esforzarse, y un guantazo es mucho más sencillo.

Lo mejor es pasar del chico y luego echarle la culpa al sistema, o al colegio o a cualquier cosa.
#41 Suerte tú con la nueva psicopedagogiamolona del positivismo pleno, donde los niños ya vemos como salen, que no se les puede ni soplar y todo son derechos, pero de los deberes ya eso pa' otros.
#39 ¡Eso si que es golpe de remo! :-D
#18 Está demostrado que la violencia física, ya sea un cachete o una paliza, NO funciona como método educativo, es contraproducente y no genera ningún beneficio. Si no se lo creen los meneantes de pro, les aconsejo que consulten la literatura especializada y se dejen de opiniones peregrinas sin ningún valor al no estar basadas en evidencia científica.
Me gustaría a ser posible preguntarle a usted, señor #136, así como al señor #107, qué harían en situaciones de este tipo. Es decir, supongamos que han probado el sistema de recompensas, y que, si bien ha funcionado en otros casos, para éste no ha terminado de servir, o directamente no ha tenido efecto. Supongamos también que han intentado razonar de una u otra forma —entendiendo que se trata de una joven de 10 años y que, como tal, no razona de la misma forma que un adulto—, incluso que han logrado convencerla aparentemente, pero luego llega el momento y vuelve a desaparecer un rato después de clase. Ya han probado otros métodos como privarle de algún bien no necesario y alguna otra acción similar. Supongamos, asimismo —debemos suponer muchas premisas pero son situaciones que han ocurrido y que pueden ocurrir— que el tiempo que la niña desaparece corre peligro, que no saben a dónde va o que incluso sospechan que puede tratarse de algo peligroso, pero como desaparece en momentos aleatorios, no pueden predecir cuándo será para estar allí en ese momento. La niña es consciente de que a los padres no les gusta y que lo consideran algo malo, pero ella no es consciente del peligro y cree que simplemente exageran o, sin creer que exageran, cuando llega el momento no tiene el instito de peligro que le haga inhibirse de realizar esa acción.

¿Qué harían en esas circunstancias?

Por si acaso, no me malinterpreten, debo aclarar que no se trata de una pregunta que esconda ironía alguna y que pretenda insinuar de algún modo que hay veces que no queda más remedio que emplear la violencia o algo similar. En absoluto, es una pregunta que simplemente espera una respuesta sincera, sea la que sea, y que es preguntada con la misma curiosidad con la que podría preguntarles un marciano que llega a este planeta y que, tras observar situaciones que escapan a su entendimiento, quiere saber cómo se desenvuelven los individuos de la especie en esas situaciones. Imaginemos que queremos llevar hasta el final el —en mi opinión bastante acertado— lema de Salvor Hardin, primer Alcalde de la Fundación en la saga del mismo nombre escrita por Asimov, enunciado como «la violencia es el último recurso del incompetente», que se descarta por tanto hasta un cachete por flojo o simbólico que éste sea —que el señor #107 sí parece admitir como último recurso, pero que queremos evitar en este supuesto—, y que se encuentran en una situación en la que todo lo demás ha fallado y donde además existe peligro para la integridad de su hija. ¿Qué harían en ese caso?

Gracias por su respuesta y un cordial saludo.
#183 Yo entiendo el caso del cachete de la madre, y seguro que eran más nervios que ganas de castigar a su hija. La chica en efecto no sabe donde se mete ni la preocupación que causaría a su madre, pero a esa edad son curiosos por naturaleza y no conocen el miedo. Quizá se metió en un sitio que no debía y luego se perdió. Si es un caso aislado hablaría con ella después de haberme tranquilizado y no le daría importancia. Pero habría que ver otros factores, como por ejemplo ¿cómo es que una niña de 10 años sale sola del colegio? Yo a mi hija no le dejé volver sola a casa hasta los 12 o 13 años, y eso que el colegio estaba al ladito de casa. A los 10 años yo creo que la madre o algún familiar debería ir a recogerla. Es muy pequeña para volver sola a casa.

Así que repito, no me gusta aplicar violencia de ningún tipo a un menor, porque se le inculca el miedo y se le mina la autoestima. Prefiero el trabajo más intenso y que el menor coja confianza y autoestima.

Pero aquí el problema es que la niña no debería volver sola a casa con 10 años. Vamos, es mi opinión.
#183 Siempre me ha llamado la atención cómo (por suerte) la violencia contra la mujer está tan mal considerada socialmente y la violencia contra los niños no. Incluso el maltrato animal parece más castigado socialmente que el maltrato a los niños. Supongo que es un lastre que nos queda de tiempos pasados, quizá porque ha habido pocas campañas en contra del maltrato infantil. Y sí, señores, pegar una cachetada o dos a un niño, o tirarle una zapatilla a la cabeza, es MALTRATO infantil. Otra cosa es que yo defienda que a todo padre o madre que dé una cachetada a su hijo o hija haya que meterlo en la cárcel o quitarle la custodia. Separar a los niños de sus padres es algo bastante grave, que puede ser más contraproducente y traumático que una cachetada, claro. Así que creo que eso se debe reservar para casos muy extremos. Pero pegar a los niños está mal. Muy mal, señores. Y me gustaría que en unos años todo el mundo estuviera de acuerdo en esto. Un niño no se puede defender físicamente, tampoco tiene fácil hacerlo verbalmente, es complicado que te pueda denunciar... Está a merced de sus cuidadores. Pero eso no quiere decir que sean un objeto, o que una torta o una paliza sean tolerables. Y sí, es muy difícil criar a un niño. Pero, como dicen por ahí, si no sabes torear (o en este caso, si no tienes paciencia o ganas), para qué te metes, Manolete.
#136 El "azote a tiempo" es como la homeopatía: " a mí me funciona". Los estudios que muestres no valen de nada.

menéame