EDICIóN GENERAL

Portada de El Español 4 de febrero de 2016

#5 Me gustaría reivindicar en este momento El lazarillo de Tormes, esa lectura obligatoria en los institutos que, como sucede con muchas obras que contienen grandes enseñanzas, en España hemos reducido a una anécdota con un botijo y a una coletilla despectiva. Si hubiesen querido enseñarnos cómo el narrador se las apaña para vendernos la moto para justificarse ante el lector, a lo mejor nuestros jóvenes crecerían con más nivel crítico y menos picaresca. Tal vez por eso mismo, porque no han querido, estamos donde estamos. Lo mismo con Fuenteovejuna, que más allá de la frasecilla, nadie la conoce.

Así es normal que se entienda que nuestra cultura no es otra que la de la picaresca.

menéame