EDICIóN GENERAL

Estudios Darwinianos de Género

#68 ok, te reto a que lo hagas cuando tengas hijos. Si no los has tirado por la ventana (o te has tirado tú) la primera semana/quince días, entonces te daré la razón. Y me encantaría que experimentaras todas las combinaciones: un hijorecién nacido, gemelos recién nacidos, un hijo recién nacido con otro de 1-2 años... Sería genial. Se acabaría extinguiendo la raza humana en una generación.
#160 #161 Repito: que esa madre tan sacrificadísima intente, sólo intente hacer lo que su marido hace en su trabajo "de ensueño". En muchos casos, de hecho en la mayoría de trabajos, la mártir ama de casa no sabría ni por dónde empezar.

El cuentecito ese de la madre que se sacrifica a más no poder quedándose en casa ya no cuela. Porque de mientras el marido tenía el tremendo "privilegio" de ir a trabajar y ser el único con la presión real de mantener a su familia y competir con los demás, pero eso sí, al final la que más se queja curiosamente es la mujer.

Que ya hemos oído muchas veces el "ay, es que no me he sentado en todo el día", "ay qué cansada estoy", "ay, es que esto no se paga con dinero". El pobre de mi, una, y otra, y otra, y otra vez, cada puto día.

Y los demás, cómo no, estábamos de parranda.

P.S.: muy avispadas con lo de los niños muy pequeños o recién nacidos. Una vez entran en el colegio, que se tiran tantas horas fuera como el marido trabajando, entonces qué pasa? Porque tener una casa medianamente limpia y la comida hecha teniendo casi todo el puto día disponible, lo siento pero no es precisamente "rocket science" que dirían los ingleses.
#162 No sé que tipo de madre tendrías tú, pero la mía no paraba en todo el día. Y si piensas que es fácil mantener una casa limpia, miedo me da cómo me tienes la tuya. El día de un ama de casa no es pasarse todo el día de café en café.
#164 Pues una cojonuda, pero por mucho que sea mi madre, me haya cuidado a la perfección y tenga la casa que podrías lamer el suelo del lavabo sin miedo, sé distinguir muy bien hasta dónde llega el trabajo real y dónde empieza el victimismo.

Una mujer es una mujer, aquí y en la china popular. Y la tendencia a hacerse las víctimas para situarse moralmente por encima de los demás es espectacular.

menéame