edición general

Condenan a los padres de tres menores que mataron a un conductor al tirarle una piedra

#19 Te voy a poner un ejemplo:

De pequeño, un día en una noche de verano mientras mis padres y los de una amiga tomaban algo en una terraza, a escasos metros mi amiga y yo hacíamos bolitas de barro (del tamaño de una albóndiga) y la tirábamos a la calzada de la calle que estaba justo al lado, a 20-30 m de que llegasen los coches. Es decir, ni de lejos le daríamos al coche NUNCA.

Uno al final paró y pies para que te quiero.

Sabía perfectamente que cuando volviera a aparecer mi padre me iba a sacudir, cosa que efectivamente pasó.

A partir de ese momento supe que por mi propio peligro personal no debía hacer eso NUNCA MÁS.

En la PUTA vida se me ocurrió ni habría siquiera pasado por mi cabeza el ir a un puente en una carretera a tirar piedras de gran tamaño a los coches.

menéame