edición general

De la ridícula historia de Inglaterra I

#2 ¡Pero es que eso no se ha de saberrrrrrrr! La propaganda, la propaganda. Fíjate que de momento ya nos tienen como a atractivos hidalgos y espléndidos amantes sin haber hecho ná. Alimentemos la maravilla en su detrimento, que son unos cansinos.

menéame