EDICIóN GENERAL

Las nuevas Categorías Sexuales

El problema de esta gente es que se piensan que sin una etiqueta no eres nadie. Es tan fácil como hablar y comunicar tus preferencias .

#1 Si quieres compartir tus pensamientos y experiencias, este foro me pareció muy bueno asexuality.org/sp/foro/viewforum.php?f=5&sid=784116729c1ca8ac7054c
#7 "El problema de esta gente es que se piensan que sin una etiqueta no eres nadie. Es tan fácil como hablar y comunicar tus preferencias ."

No. El problema es que se nos ha enseñado que hablar es malo. ¡Anda que no ha habido niños que han recibido agresiones por comunicar sus preferencias!

Las etiquetas son necesarias hasta en Menéame :P. Como dice el propio artículo, sirven para encontrar a otra gente como tú y aceptarte como eres.
#11 Dice el artículo que necesitan etiquetas para no sentirse solos, saber que hay otros como ellos. Me parece bien. Pero la vida me ha enseñado que a medida que vamos cumpliendo años, es decir, aprendiendo de nuestras vivencias, cada vez necesitamos menos esas etiquetas, e incluso llega un momento en el que son molestas. No quiero etiquetas.

Yo personalmente me apunto a esa "corriente filosófica" que menciona el artículo: "la Queer theory, que sostiene que no hay diferencias de género ni sexualidad entre los humanos, todos somos personas y punto". Si alguien me pregunta cuál es mi orientación sexual, hacia quién me siento atraído sexualmente, la respuesta será: "Y a ti ¿qué te importa?" A nadie debería importarle, salvo a mí y a las personas a las que yo elija como objeto de mi deseo.

Me parece perfecto lo que dice un terapeuta en el artículo: “Tal vez sólo dejemos de clasificar cuando llegue el momento en que si llega un hombre vestido de mujer a arreglarte el computador, lo único que realmente te importe es que haga bien su trabajo”.
#16 Estoy de acuerdo en que las etiquetas deberían de desaparecer en cuanto a identificarse la gente como tal, pero son útiles para buscar cosas. Por ejemplo, si en una página de citas indicas "soy heterosexual", es una herramienta útil para que la gente sepa lo que esperar.
#20 Tienes razón, para eso van bien. Yo me refería más que nada a esa gente que se mete en tu vida y no descansa hasta ponerte en la cajita correspondiente de su catálogo.
#21 Pues también tengo que darte la razón, en parte. A la persona a quien yo le guste ya me encargaré de dejarle claro si el gusto es recíproco. Y al de los macarrones... pues como en todos los temas, con algunas personas nos abrimos más que con otras, y en unos temas más que en otros. Mi vida es mía y tengo todo el derecho de ser exhibicionista en unos temas y discreto en otros, con unas personas o con otras. ¿O es obligatorio ser siempre totalmente transparente con todo el mundo? Y borde sólo con los bordes (que no es tu caso, gracias por tu comentario).
#34 "Tienes razón, para eso van bien. Yo me refería más que nada a esa gente que se mete en tu vida y no descansa hasta ponerte en la cajita correspondiente de su catálogo."

Coincido, eso es algo absurdo y estúpido, sobre todo según lo usa cierta gente: Primero usa algo que has dicho para meterte en cierta cajita, y luego usa esa cajita que el mismo ha escogido para suponer otras cosas de ti. Sucede mucho en cuestiones políticas.
#16 A nadie debería importarle, salvo a mí y a las personas a las que yo elija como objeto de mi deseo.

Hombre... igual a las personas que te elijan a ti como objeto de su deseo sí que les importa. O yendo más allá, gente que potencialmente podría verte como objeto de deseo y tu a ellos, pero como "a el que le importa" no llegais nunca a ello. O que se yo... a gente con la que te relacionas y con las que hablas libremente de lo mucho que te gustan los macarrones con tomate, no veo porque va a tener que recibir un corte borde por hablar de otro tipo de gustos.

No se. A veces no entiendo tanto tabú con ciertos temas. Y tanta privacidad y ofensa al tratar unos temas mientras en otros casos no ocurre lo mismo. No digo que sea tu caso, pero si lo fuera, no serías la primera persona totalmente exhibicionista con su vida que luego se ofende cuando alguien se interesa por otros temas.

menéame