edición general

Entrevista a Juan Torres Lòpez , Catedrático de Economía Aplicada y miembro de ATTAC

Vivimos en la época de la mayor concentración monopolista y bancaria de la historia y vamos camino de ir incrementando los efectos de esta ley del capitalismo. Lo peor y más grave, es el hecho significativo de la desigualdad social que esto genera, es decir, que para que haya un 10% de la población que viva a cuerpo de rey y sean los dueños de la propiedad de los medios de producción y la riqueza que generamos los trabajadores, debe hacer más de un 90% de gente empobrecida. Por eso es vital comprender cómo actúa la oligarquía financiera y sus bancos y monopolios. Economistas como Juan Torres nos ofrecen una perspectiva objetiva y real de lo que está ocurriendo el mundo y en España. Este artículo es muy a contracorriente y absolutamente recomendable.
#7 El problema de base es que eso es insostenible se mire como se mire, al final llegaremos al punto de no retorno, 700 millones de personas no pueden controlar a los otros 6 300 millones restantes. Además tan y como está planteado el sistema capitalista, sin una gran base de consumidores y trabajadores, no hay producción, no hay venta, no hay consumo.

Si sumas a eso el rápido avance tecnológico y la cada vez menos necesaria mano de obra, al final el sistema capitalista agresivo se destruye a si mismo por la falta de reordenación e ingesta masiva de los recursos disponibles.
#7 Siiii??? Más que durante el feudalismo???
#18 ¿El qué más que en el feudalismo? ¿Concentración monopolista y bancaria? Yo no soy experto en historia, pero creo que sí. Si es por cantidad, se produce más riqueza ahora en el mundo que en el feudalismo, y esa riqueza una gran parte se concentra en manos de los bancos y los monopolios. O sea, que por ese lado sí. Y en porcentaje, también, seguro. No hay más que ver los fondos de inversión norteamericanos como tienen no sólo intereses en su propio país sino en la práctica totalidad de los países de Europa, por poner un ejemplo. Esto no se daba en el feudalismo ni de broma.

menéame