edición general

Hasta la polla

Que grande artículo. Mantener adolescentes (ya no son niños) de más de 14 años obligatoriamente encerrados ya se sabía que era un error de proporciones colosales.
Con cerca de 12 años la mayor parte de los niños ya apuntan maneras claras, y se diferencia fácilmente a aquellos que van a poder intentar seguir sus estudios de los que ni por asomo van a conseguir superarlos (no al menos con menos de 25 años).
Tener a un adolescente cabreado, desmotivado y desinteresado obligatoriamente solo puede producir alumnos como el del artículo o en el peor de los casos alumnos holligans que solo van a montar el pollo a clase.
Era de cajón.
#10 Que grande artículo.
pues dale un meneo, hombre. :-P
#10 Hombre, lo de montar un pollo tampoco es para tanto... Hasta una cría de 5 años te puede montar un pollo.  media
#10 No puedo estar más de acuerdo contigo.
Tengo 18 años y abandone los estudios por el aburrimiento y odio que le cogi a ellos.
De nunca se me dio bien estudiar ni mucho menos me gusto, mi madre siempre estuvo encima mía desde la primaria pasaba todo el día agobiado con el puto colegio. Las 6 horas y media de la mañana en el colegio y luego desde las cuatro hasta las 9 de la noche "estudiando" y haciendo deberes. Cuando llegue a la eso mis notas empezaron a bajar y mi madre me apunto a clases particulares de matemáticas inglés lengua y literatura física y química...
Total, mañana y medio día colegio, almorzaba y a hacer los deberes después toda la tarde de particulares y por la noche a estudiar con mi madre.
Tampoco me sentia entendido ni escuchado por nadie mis profesores siempre le decían a ella que yo tenia capacidad para dar mas de mi, era el típico discurso demagogo para no desilusionar a los padres y animarlos a que estuviesen aún mas encima de sus hijos.
Desde que llegue a la educación secundaria le pedí a mi madre que me cambiase de instituto, ya que estaba en un centro concertado católico y no me sentía ni me siento identificado con la ideologia que les intentaban meter a los chavales a la fuerza. Y un motivo de mayor peso, era el centro más pequeño de todos los que hay en mi pueblo, mientras que en los demás públicos había muchas mas clases en las que dar una misma asignatura y así agrupar a los alumnos según la capacidad que tuviesen y además de tener diferentes asignaturas optativas y profesores mejor formados (en donde yo estaba entraban todos por enchufe) Y aún peor es que mi madre siempre me argumentó que debía ir allí porque cree que en los colegios religiosos los niños reciben una mejor educación y en los públicos son todos unos gamberros...

A día de hoy, que hace ya dos años que abandone los estudios sigo sin arrepentirme. Este verano estuve trabajando con mi padre de ayudante de cocina en un hotel de costa y a pesar de lo duro que puede ser a veces el oficio, sobre todo en los meses fuertes de julio y agosto y lo severo que fue mi viejo (el podrá decir tantas veces quiera que quería ser exigente conmigo para que llegase lejos y fuese bueno en el oficio, que yo se que en el fondo su verdadera intención era que me arrepintiese de no haber estudiado) pero aún así y con todo prefiero trabajar a ser estudiante, es mas, a veces incluso me siento feliz en el trabajo y me doy cuenta de que puedo progresar y mejorar en el oficio de la hosteleria.

menéame