edición general

Un restaurante portugués cobra de más a los políticos

Si fueran consecuentes con la imagen que intentan vender... aplicarían el derecho de admisión. Ese sobreprecio, no lo pagan los políticos de su bolsillo, lo pagan los ciudadanos... a no, que eso les costaría perder beneficios.

Ese restaurante tiene la misma catadura que la clase política, de la que se "queja".
#3 #4
Cierto, al final a quien robó ese restaurante es a los ciudadanos.

#7
#21 totalmente de acuerdo, mucho mejor no atenderles:
"ustedes no hacen lo correcto para la gente como yo pues yo no trabajaré para ustedes"
(reservado el derecho de admisión)

menéame