edición general

¿Cómo era la vida de los soldados romanos?

Bueno, entre el sempiterno debate de las causas de la caída del Imperio romano occidental, hay quien acusa a las legiones y su codicia de la misma. No olvidemos que era un ejército profesional que como pone el artículo salía muy caro de mantener y mientras hubo conquistas y saqueos cuando la República no hubo problema, pero cuando no eran una pesada losa en el erario público.

A eso le sumas que según diversos estudios a finales del siglo II hubo graves epidemias junto con un posible cambio climático que mermó gravemente las cosechas y la población del Imperio y por ende los ingresos y lo juntas con una dinastía advenediza como la de los Severos a cuyo patriarca no se le ocurrió mejor idea que duplicar los sueldos de los legionarios para asegurarse su lealtad y tienes el cóctel completo de la crisis del siglo III... Un Imperio en crisis económica que no podía mantener un sobrepagado ejército que para asegurar sus privilegios se dedicó a guerrear entre sí poniendo y quitando generales-emperadores que a su vez tenían que devaluar continuamente la moneda para poder pagarles, con los bárbaros campando a sus anchas saqueando (en la antigua Hispania llegaron hasta Tarraco y Grecia y Anatolia sufrieron muchísimo) y la economía por ende en ruinas.

A los emperadores del siglo IV no se les ocurrió mejor idea para parchear la situación que fijar los precios por edicto (un cachondeo), fijar a los campesinos a la tierra (germen del feudalismo) y prohibir su ingreso en las legiones, que se convirtieron en un empleo hereditario más. Los fueron sustituyendo de hecho por mercenarios bárbaros más baratos y paradojicamente más fieles (mientras les siguieras pagando claro) y el resto es historia... Imaginaos el cuadro : cienes de habitantes huyendo de los exorbitantes impuestos de las ciudades para vivir en las haciendas de los ricos como siervos, con un ejército cada vez peor pagado en consecuencia y levantino con cada vez más proporción de bárbaros....

Demasiado aguantó macho

menéame